Cómo cuidar la piel en primavera

Con la llegada del buen tiempo llegan también nuevos cuidados para tu piel. Es hora de exfoliar la dermis para eliminar células muertas y, tratarla con una crema hidratante a base de ingredientes vegetales, que la preparará para las posibles agresiones solares del verano.

La primavera ya está aquí, los días se alargan, suben las temperaturas y cada vez nos exponemos más al sol. La época del frío ya se ha pasado, pero ha dejado huella en nuestra piel y es habitual que esté especialmente seca y delicada tras el invierno. Para no irritarla todavía más, se recomienda un cuidado diario suave y respetuoso. La cosmética natural, gracias a sus ingredientes vegetales, refuerzan la resistencia de la dermis y la protege de la deshidratación.

Cómo cuidar la piel en primavera

Limpiadores sin conservantes

Durante esta estación, debemos limpiar el rostro con una leche o gel limpiador sin conservantes, ni colorantes ni emulsionantes tipo PEG. Dichos agentes pueden influir en la capa protectora de la piel, haciéndola más permeable a sustancias externas y, posiblemente, causando más iritaciones.

Exfoliación suave

Si notamos que la piel, incluso la corporal, está áspera con algo de descamación, es el momento de aplicar un peeling. Con la exfoliación se consigue eliminar suavemente las células muertas.

El resultado es una tez más uniforme y luminosa, con una mejorada capacidad receptiva. De esta manera, los cuidados que se apliquen a continuación serán más eficaces debido a la limpieza del poro.

Hidratación profunda

Tras la exfoliación, es preciso aplicar un tónico de hidratación y, a continuación, una buena crema facial. De esta manera, la piel se recupera de las consecuencias de los últimos meses y se prepara para posibles agresiones, como las de los intensos rayos solares del verano.

  • Crema en textura gel: durante la primavera podemos cambiar nuestra crema habitual por un fluido o gel, con una textura más ligera, que confiere al cutis un aspecto mate. Las texturas fluidas son muy agradables ya que se absorben rápidamente y dejan la piel fresca y sedosa.
  • Ingredientes de origen vegetal: la cosmética natural elabora sus cremas a base de ingredientes vegetales, de altísima calidad y saludables para la dermis. Entre ellos, destaca el aceite de jojoba, conocido por sus propiedades no grasas. También se usa el té verde (que actúa contra los radicales libres y previene el envejecimiento prematuro), las ceramidas naturales y el ácido hilaurónico (que cuidan la piel e incrementan su capacidad de retener la hidratación).

Cuidados especiales para las manos

Aunque las hayamos protegido durante los meses de frío, las manos necesitan recuperarse tras el invierno. Las manos secas y estropeadas necesitarán un bálsamo a base de extractos vegetales, que calman y fortalecen las zonas irritadas, a la vez que mejoran su resistencia. La dermis se suaviza y gana en elasticidad.

Descubre nuestros consejos de belleza.