Depuración en primavera – Veritas