Época de boniatos

Aunque destaquen por su dulzor, la pectina que contienen los boniatos disminuye y retrasa la absorción de los azúcares. Se pueden asar, hervir, cocinar al vapor, freír, guisar o saltear al wok, pero no se tienen que consumir nunca crudos porque resultan indigestos.

Época de boniatos

Las posibilidades de los boniatos en la cocina son infinitas. La pulpa (una vez asado o cocinado al vapor) es excelente para preparar hamburguesas y croquetas. Cortado en rodajas es una base de pizza perfecta y si colocas rodajas finas en la tostadora y las untas con tahin o aguacate tendrás un desayuno delicioso. Igualmente, puede utilizarlo para preparar una clásica tortilla de “patatas” o hasta para elaborar ñoquis.

Combínalos con legumbres

Además de cocinar estofados, guisos, potajes y sopas, hay opciones más creativas. Por ejemplo, una crema de boniato con lentejas rojas, setas salteadas, piñones, ralladura de naranja y un chorrito de aceite de sésamo por encima. O bien añadir al hummus un poco de boniato asado y una pizca de bitxo.

Hacer chips crujientes para carne y pescado

Su dulzor característico casa muy bien con la intensidad de la carne y del pescado. Haz un puré con nuez moscada, ghee o aceite de coco, o corta los boniatos en bastones o chips, píntalos con aceite de oliva, un poco de sal y pimienta, y hornéalos hasta que queden crujientes.

Rellénalos de verduras

Parte un par de boniatos por la mitad y ásalos al horno. Con una cuchara, retira parte de la pulpa, mézclala con mijo cocido y verduras salteadas con curry, y rellena los boniatos. Para acabar, espolvoréalos con levadura nutricional y gratínalos.

Aligera los postres

También son ideales para elaborar dulces con menos azúcares añadidos. Se pueden hacer mousses, natillas, puddings y pasteles, bizcochos, magdalenas, tortitas, trufas y panellets.

Añádelos a las bebidas

Bate un poco de pulpa de boniato asado con una cucharada de crema de almendras, virutas de cacao, chips de coco y semillas, y añádelo a los smoothies bowls para endulzarlos. También puedes hacer un chai latte de cúrcuma, boniato asado, té verde, jengibre y bebida de avena.

Nuestras propuestas: