Conócenos

Horno

La historia

La historia de nuestro pan ecológico se remonta a los inicios de la compañía. Desde el inicio quisimos tener un obrador propio y que ése fuese una seña de identidad. Queríamos ofrecer pan de verdad a nuestros clientes y siempre tuvimos muy claro que el Obrador de Veritas era la mejor respuesta a esa idea.

Es así como, a la vuelta de un viaje de prospección, los socios pasaron por un barrio de París donde vieron una panadería con un letrero que decía “Le pain biologique” y una cola de gente que daba la vuelta a la manzana. Decidieron entrar y preguntar por el dueño. La casualidad quiso que estuviera allí en aquel momento, y se mostrara muy interesado en el proyecto Veritas por lo que accedió a ayudarles a montar el obrador y la primera panadería. Así fue como nuestro maestro panadero fue a Francia para aprender a elaborar pan ecológico según la tradición más artesana, sin aditivos químicos y con el sabor de siempre

El pan de Veritas

Nuestra intención es hacer un pan honesto y de verdad, sin florituras. Cuidando los procesos y las materias primas con las que se elabora. El pan es un producto fermentado y, como tal, exige de un tiempo adecuado de fermentación para que todos los organismos implicados en su desarrollo puedan ejercer su función. Es importante tener en cuenta que el pan es un producto vivo y hay que tratarlo con el mayor de los respetos posible.

Los ingredientes básicos de un buen pan son agua, harina, sal y masa madre. Dependiendo del uso que vayamos a dar utilizamos masas madre de cultivo propio (MMCP) o prefermentos hechos con levadura fresca. Ambas elaboraciones nos permiten conseguir el aroma y la corteza que buscamos en cada una de nuestras variedades.

Elaboramos las piezas una a una, buscando siempre que el producto sea lo más artesano posible. Nuestro respeto por la panadería es lo que nos ha permitido ofrecer la gama más amplia de pan, bollería y pastelería ecológicas del mercado.