Compañeros de viaje

La kombucha de Mün Ferments

La kombucha de Mūn Ferments –comercializada como Kombutxa– se elabora de manera totalmente artesanal y sostenible con ingredientes ecológicos. Además, aunque no está pasteurizada, no precisa frío para su conservación y transporte. El motivo es el mínimo azúcar residual que contiene, gracias a su exclusivo sistema de fermentación.

Kombutxa, beguda sana, saborosa i sostenible

Kombucha: tu bebida sana, sabrosa y sostenible

A Jordi Dalmau le cambió la vida el día que le recomendaron fermentados, y más concretamente kombucha, para tratar los síntomas asociados al síndrome de Gilbert que padece. Sin embargo, no conseguía encontrar kombucha y, tras investigar un poco, decidió hacerla él mismo para probar y notó una mejoría espectacular:

«Sigo teniendo síndrome de Gilbert, pero desde hace seis años no he vuelto a tomar un ibuprofeno para el dolor de cabeza».

Jordi Dalmau

La salud, su razón de ser

Al ver que sus amigos le quitaban de las manos esa bebida casera, decidió comercializarla bajo el nombre de Kombutxa.

Hacen las kombuchas con agua filtrada y té verde lung ching, el más ecológico del mundo. A la infusión de té le añaden azúcar de caña ecológico y una colonia de levaduras y bacterias (conocida como SCOBY), que fermentan la infusión azucarada.

«Nuestra prioridad es ofrecer un producto que ayude a mejorar la salud, un punto en el que coincidimos con Veritas».

Jordi Dalmau
El kombucha de Mūn Ferments se comercializa con el nombre de Kombutxa

Otro de sus objetivos era reducir al máximo el azúcar residual, lo que consiguen gracias a una fermentación que se alarga hasta 40 días.

«Tenemos la kombucha con menos azúcar residual del mercado, entre los 0,2 y los 1,8 gramos por 100 mililitros según la variedad. También es el único que, sin estar pasteurizado, no necesita nevera. Solo una kombucha cargada de azúcar requiere de frío para controlar la fermentación».

Jordi Dalmau

El valor de los fermentados

Tras una primera fermentación, en la que el azúcar se transforma en ácidos orgánicos (los principales responsables de las propiedades beneficiosas de la kombucha), se embotella y se añade zumo de fruta, hierbas o plantas aromáticas, siempre de cultivo ecológico, dejándose fermentar por segunda vez. El resultado es una bebida dulce y ácida a la vez, con una suave burbuja natural que la convierte en un sustituto saludable de los refrescos.

En Veritas se pueden encontrar dos de las variedades Kombutxa:

  • Hibiscus, con zumo de granada e infusión de flor de hibisco
  • Ginger, con zumo de manzana y jengibre

«Las envasamos en vidrio porque es el material más seguro e impide cualquier transmisión de partículas nocivas al contenido. Es cierto que utilizar plástico sería más fácil, pero la salud es lo primero».

Jordi Dalmau
Jordi Dalmau haciendo la kombucha
Jordi Dalmau haciendo la kombucha

Los fermentados son clave para cuidar el sistema digestivo –además de facilitar la desintoxicación del hígado y potenciar las defensas–, ya que poseen probióticos naturales producidos durante la fermentación; sin embargo, el desconocimiento de este proceso puede provocar reparos ante un alimento colonizado por microorganismos.

«Para evitarlo, apostamos por la divulgación en redes sociales y patrocinamos los talleres que Nerea Zorokiain, experta en fermentados, realiza periódicamente en Terra Veritas».

Jordi Dalmau

Objetivo: reducir el impacto medioambiental


Una vez Mün Ferments tuvo la certificación del CCPAE, rápidamente llegó a un acuerdo con Veritas. La compañía tiene una filosofía sostenible, que acompaña los valores de Veritas, puesto que eligen ingredientes de la zona siempre que sea posible, todos sus empleados pueden ir andando al trabajo, la energía eléctrica utilizada procede de recursos renovables, operan con banca ética, se esfuerzan para minimizar la huella de carbono…

«En 2018 para hacer un litro de Kombutxa usábamos 5 litros de agua, en 2020 reducimos el gasto a la mitad y este año queremos bajar de los 2 litros».

Jordi Dalmau

Cada gesto cuenta y algo tan simple como que su té fermentado no necesite frío implica un consumo 180 veces menor de CO2 que el de una kombucha que está en la nevera durante un año, que es el tiempo que dura una vez envasada.

La kombucha de Veritas

La kombucha ecológica Veritas es una bebida probiótica sin pasteurizar con innumerables beneficios saludables: si la tomas en ayunas, potenciarás su efecto detoxificante y si bebes un vaso antes o después de las comidas, mejorarán tus digestiones.

Kombucha Veritas

Se elabora artesanalmente con una infusión de té verde ecológico y está disponible en tres sabores distintos –limón y jengibre, coco y frutos rojos– y, en todos los casos, te sorprenderá su ligero sabor dulce, que conseguimos añadiéndole una suave infusión de estevia.

Descubre otras historias de nuestros compañeros de viaje.

Contenido relacionado

  • Compañeros de viaje

Fermentados imprescindibles para tu flora intestinal

Cada persona alberga una microbiota intestinal única, cuyo estado es...

  • Compañeros de viaje

Cervezas artesanas y ecológicas

Las cervezas ecológicas fermentan de manera natural sin que intervenga...

  • Compañeros de viaje

Bodegas Can Suriol – Compañeros de viaje

Situada en medio del pueblo de Grabuac, cerca de Vilafranca...