La versatilidad del arroz integral

El arroz integral es un cereal ideal para tomar de manera regular. No contiene gluten, por lo que es perfecto para los celíacos, y está considerado un alimento muy indicado en dietas vegetarianas, veganas, macrobióticas y, en general, para todos.

Lo puedes encontrar en forma de grano crudo (integral, redondo, largo, basmati, semiintegral, rojo, salvaje…), triturado en harina, en copos, formando parte del muesli y también en granos inflados. Hasta lo encontrarás en melaza, bebida vegetal y crema para cocinar de arroz integral. Es, sin duda, un cereal muy versátil que combina bien con todo tipo de ingredientes.

La versatilidad del arroz integral

  • Granos inflados para desayunar: los puedes mezclar con frutos secos y bebida vegetal, o bien hacer barritas energéticas con melaza, que son perfectas para merendar.
  • Paella para comer: en este caso, escoge la variedad basmati. Se tiene que remojar durante 40-55 minutos para evitar que quede fibroso y aprovechar el agua del remojo para no perder ningún aroma. Así, también conseguirás acortar la cocción y que quede bien cocido. Para darle el típico color amarillo, utiliza cúrcuma y una pizca de pimienta.
  • Sopas y purés para cenar: una buena idea es añadir arroz en copos cuando prepares una sopa o un puré. La cocción será más rápida y el resultado, más digestivo.

Cómo cocinar el cereal en grano

La cocción del arroz integral no es complicada, pero hay que seguir una serie de pasos para obtener un cereal cocido al punto.

  1. Límpialo por decantación hasta que el agua salga limpia. También puedes poner el cereal en un colador y limpiarlo hasta que el gua salga bien clara.
  2. Pon a cocer el grano en una olla con agua fría y un poco de sal marina o un trozo de alga (kombu o wakame). Para cocer el arroz integral redondo o largo necesitarás 2 medidas de agua por 1 de arroz. Si quieres cocer el basmati, el tiempo de cocción es inferior (25-30 minutos), y sólo hace falta 1 medida y media de agua por 1 de arroz.
  3. Espera a que arranque el hervor y después de 5 minutos hirviendo a media flama, baja el fuego al mínimo y tapa la olla. Si no la tapas se perderá agua a través del vapor y el arroz quedará un poco crudo. Es importante que quede bien cocido para facilitar la digestión, pero también es importante que lo mastiques bien.
  4. Cuando acabe la cocción y el agua se haya evaporado completamente, apaga el fuego y deja reposar el arroz 5 minutos antes de verterlo en un recipiente de vidrio o cerámica. Ya te lo puedes comer o guardarlo en la nevera (se conserva durante 4-5 días perfectamente), pero recuerda que no lo puedes guardar acompañado de verduras porque fermentan antes que el cereal. Es preferible que añadas las verduras en el último momento y así aprovecharás al máximo las propiedades.

Descubre todas nuestras recetas con arroz.