Entrevistas

Marc Vergés: «Tenemos razones para pensar que los edulcorantes pueden perjudicar la microbiota»

De la microbiota oímos hablar a menudo, pero sabemos pocas cosas. ¿Qué es? ¿Cómo la cuidamos? ¿Qué beneficios tiene para la salud? Hablamos sobre microbiota con Marc Vergés, graduado en Nutrición Humana, máster en Fitoterapia y posgraduado en Medicina Naturista.

Hablamos sobre micorbiota con Marc Vergés - Entrevistas - Veritas

Hablamos sobre microbiota con Marc Vergés

¿Qué es eso de la microbiota?

Son los microorganismos que viven en diferentes partes de nuestro cuerpo –intestino, vagina, piel, boca– y que forman parte, junto con las células, de este edificio que somos los seres humanos. Si no los cuidamos, enferman, empiezan a disminuir y quienes acaban sufriendo las consecuencias somos nosotros. ¿Cómo? Con diferentes patologías.

Muchos de estos microorganismos son bacterias, pero cuando oímos hablar de bacterias pensamos que son malas…

Bacterias patógenas hay un 1%: el resto son beneficiosas. Estas bacterias siempre han estado con nosotros, el problema es que en según qué entornos muchas han desaparecido. La higiene exagerada, los químicos para limpiar el hogar o los espacios de trabajo o la escasa vegetación han hecho que vayamos perdiendo este otro 99% de bacterias que son las buenas de la película.

¿Y cómo nos ayudan?

Por ejemplo: modulan la inflamación. Hay bacterias que producen cierta inflamación, pero aquello que sueltan es el alimento de otras bacterias que son antinflamatorias y se produce un equilibrio fantástico. El equilibrio es fundamental, y eso lo vemos en el caso del Helicobacter pylori, por ejemplo; cuando el Helicobacteres causa de problemas es porque ha habido una disbiosis, una alteración de los microorganismos que se encuentran en la tripa y que ya no están viviendo donde deberían vivir, el intestino grueso, y se han movido a otras partes, como el intestino delgado, donde no deberían estar.

¿Cuáles son los hábitos más importantes para tener una buena microbiota?

Antes tenemos que hablar de aquello que ha generado la necesidad de tener que cuidar la microbiota. Por ejemplo, se ha visto que los bebés nacidos por cesárea tienen más predisposición a sufrir problemas autoinmunes que los que han nacido vía vaginal. También tenemos un problema grave con los antibióticos, que nos han permitido avanzar en nuestra salud, pero que hemos consumido de manera exagerada y han pasado a la cadena del agua; si los tomamos de manera inconsciente y continuada en el tiempo, pueden ir menguando las bacterias. Y los alimentos no ecológicos que han sido cultivados con químicos que eliminan plagas y microorganismos también afectan nuestros microorganismos intestinales.

¿Qué podemos hacer?

Debemos tomar medidas sencillas, pero ser constantes. La primera, que la base alimentaria contenga alimentos para nuestra microbiota: los prebióticos, como verduras y tubérculos, fruta, semillas, germinados… Así garantizamos que la microbiota se quede en las tripas. Si el primer plato es siempre una ensalada o un plato de verduras, ya estamos haciendo muchísimo por la microbiota.

També hay alimentos que contienen bacterias.

Las verduras fermentadas, como el kimchi o el chucrut, contienen el alimento para la microbiota, el prebiótico, y a la vez contienen bacterias beneficiosas, los probióticos. También son interesantes los encurtidos, como los pepinillos o las olivas, pero tenemos que vigilar la etiqueta de estos productos, porque deberían contener agua, sal y algún acidificante como el vinagre y nada más. Y los lácticos y los yogures también contribuyen a mantener la microbiota.

Por lo tanto, ¿qué recomendación alimentaria sencilla nos harías?

Que la dieta incluya cualquier de estos productos que he mencionado al menos una vez al día: un poco de chucrut en la ensalada, una salsa para la ensalada con yogur o con kéfir, etc. O tomar kombucha, que va muy bien para mejorar determinados perfiles hepáticos o para tripas que tienen una cierta tendencia al estreñimiento.

¿Hay alimentos que dañen la microbiota?

Falta un poco de evidencia científica, pero tenemos suficientes razones para pensar que algunos edulcorantes pueden ser problemáticos. Podemos tomar de manera puntual, pero hacerlo continuadamente acaba perjudicando la microbiota. El gluten moderno también es un problema, y aún más si se encuentra dentro de un ultraprocesado: aumenta la microbiota inflamatoria y reduce las bacterias antinflamatorias.

Entrevista de ADAM MARTÍN, periodista y escritor.

Descubre más entrevistas.

Contenido relacionado

  • Entrevistas

Marc Vergés: «las grasas no sólo no nos engordan, sino que nos ayudan a adelgazar»

Habla con pasión y con la convicción de que la...

  • Entrevistas

R.M Lamuela: «Los alimentos vegetales de cultivos ecológicos tienen más elementos bioactivos que los de cultivos convencionales»

Rosa Maria Lamuela-Raventós es catedrática del departamento de Nutrición, Ciencias...

  • Entrevistas

Xevi Verdaguer: «una inflamación crónica en el intestino puede hacer que estemos deprimidos»

Xevi Verdaguer, fisioterapeuta y experto en psiconeuroinmunología (PNI) es un...