Miso blanco – Técnicas de cocina

El miso blanco es un condimento alcalinizante imprescindible para la salud. Conocido también como shiro miso, es una pasta elaborada a partir de soja, sal y en ocasiones también lleva arroz. Se trata de una fermentación natural que nos ayuda a reforzar el sistema inmunológico, ya que da vida a las bacterias intestinales.

Hoy, de la mano de Mireia Anglada, te descubriremos las técnicas de cocina del miso blanco para utilizarlo en sopas, en ensaladas y en patés o salsas.

Miso blanco - Técnicas de cocina - Veritas

Miso blanco – Técnicas de cocina

En sopas:

Se utiliza como sustituto de la sal.

  1. Extrae un cazo del líquido de la cocción y diluye una cucharada sopera de miso blanco. Es muy importante hacerlo de esta manera para evitar que el miso entre en contacto con el agua hirviendo, de lo contrario, eliminaríamos las bacterias vivas.
  2. Mezcla bien, para integrar bien el miso en el líquido y vuelve a añadir a la sopa.

En vinagretas:

Resulta ideal para elaborar vinagretas que acompañen ensaladas, verduras, pollo, pescado etc. Además, nos ayudará a la digestión de la proteína, en el caso del pollo y del pescado.

  1. Utiliza una proporción de 3 o 4 de aceite por 1 de vinagre.
  2. Añade una cucharada pequeña de miso y mezcla bien. Actuará como emulsionante de la mezcla para conseguir que se integren bien los sabores.

En patés o salsas:

Puedes utilizar diferentes bases para combinar con el shiro miso. Mireia Anglada va a explicarte la técnica con tofu triturado.

  1. Añade una cucharada pequeña de miso blanco al tofu triturado y bate bien.

Descubre nuestra colección de técnicas de cocina.