Organiza tu despensa en tres pasos

Tras las vacaciones, organiza tu despensa para que te sea más fácil volver a las rutinas saludables que te ayudan a afrontar la nueva temporada con fuerza, ánimos y motivación.

Antes de empezar a reordenar la despensa y la nevera haz un inventario de lo que ya tienes, revisando las fechas de caducidad, y deshazte de todos aquellos productos que no forman parte de tu plan de alimentación saludable. Asimismo, es importante separar los alimentos por grupos, de manera que cuando te pongas a cocinar tengas claro qué utilizar para equilibrar tus platos y no tardes demasiado en encontrar lo que estés buscando.

Organiza tu despensa en tres pasos - Consejos - Veritas

Organiza tu despensa en tres pasos

1. Planifica tus menús

A partir del plan semanal, revisa lo que te falta y elabora una lista completa y detallada. También es importante apostar por una cesta de la compra sostenible y ecológica, que incluye alimentos de temporada y de proximidad.

¡Inspírate con nuestra colección de menús saludables!

2. Elige alimentos integrales y evita los procesados

Abastece tu cocina de:

  • Cereales integrales en grano (arroz, quinoa, mijo, trigo sarracceno) y derivados de los mismos (pasta, polenta, cuscús, harinas, copos).
  • Diferentes legumbres secas y en conserva.
  • Semillas, frutos secos, frutas deshidratadas y/o liofilizadas.
  • Algas deshidratadas, sal sin refinar, especias y condimentos saludables (miso, tamari, umeboshi).

Rechaza los procesados, los refinados (pasta blanca, azúcar, harinas refinadas), las grasas hidrogenadas, los aceites refinados, las bebidas azucaradas y gaseosas, etc.

3. Ordena la nevera

Tras comprobar que la temperatura está entre 4º y 6ºC, coloca los alimentos en el compartimento adecuado:

  • En los estantes superiores, los que necesitan menos refrigeración, las conservas y los que vayas a usar antes.
  • La parte central es ideal para carnes, pescados y fiambreras con comida que ya hayas preparado.
  • Los estantes inferiores son perfectos para frutas y verduras, que siempre tienen que guardarse por separado.