Qué comer después del dentista

Dolor, inflamación, incomodidad… Las intervenciones quirúrgicas en el dentista como una extracción de muela o la colocación de un implante pueden ser muy molestas, y aún más cuando nos incapacitan para comer con normalidad durante una temporada.

Las horas inmediatamente posteriores a la intervención son las más críticas. La herida es reciente y el efecto de la anestesia aún perdura, por tanto, es conveniente no forzarla. Durante las primeras 24 horas se tienen que comer alimentos fríos o tibios, de textura blanda y que sean nutritivos y faciliten la cicatrización.

Qué comer después del dentista

Helados

El frío es un vasoconstrictor natural que ayuda a bajar la inflamación, disminuye el sangrado y tiene un efecto anestésico que alivia el dolor. Los mejores son los helados de arroz, de soja, de yogur con fruta o los granizados, pero también puedes hacer polos caseros a partir de infusiones concentradas de hierbas, como la manzanilla, la caléndula o el eucaliptus.

Descubre nuestra colección de helados caseros.

Sopas, cremas y purés

La textura líquida o cremosa facilita la ingesta de las vitaminas presentes en las verduras. Se tienen que comer a temperatura ambiente y bien pasadas por la batidora. Puedes triturar calabaza, brócoli, calabacín, guisante, zanahoria, patata… Si además añades proteína en forma de dados de pollo hervido, tofu, huevo duro o queso blando y un chorrito de aceite de oliva, obtendrás un plato único bien completo.

Te recomendamos esta crema verde de verano.

Gelatinas y mousse

De textura blanda y fáciles de tragar. Puedes hacer una gelatina de agar-agar y añadir frutas, verduras o algas. De la misma manera, una mousse es una excelente manera de comer pescado, carne y verdura sin tener que masticar.

Batidos y licuados

Rápidos de preparar y muy nutritivos, son una buena opción para desayunar o merendar. Aportan vitaminas, hidratos de carbono, proteínas y minerales, ya que se elaboran a base de fruta, leche, bebidas vegetales, salvado de trigo, copos de avena, levadura de cerveza, cacao, etc.

Consejos para bocas convalescentes

  • Hay que comer alimentos probióticos, como el yogur o el kefir, para contrarrestar el efecto de los antibióticos y los antiinflamatorios, pero procura espaciar la ingesta entre ellos un par de horas.
  • Es importante evitar el consumo de bebidas gaseosas y alimentos picantes (como ajo, jengibre, pimiento o rábanos) porque irritan las mucosas bucales.
  • Consume cítricos como el zumo de naranja, mandarina, kiwi o limón, ya que su contenido en vitamina C tiene un efecto cicatrizante.
  • Es mejor no utilizar pajitas para ingerir líquidos, ya que la acción de aspirar provoca vació en la boca y eso puede dificultar el proceso de coagulación.