Reducir el IVA de los productos de higiene femenina

Reducir el IVA de los productos de higiene femenina

En Veritas creemos que los productos de higiene femenina deben considerarse de primera necesidad. Por ello reclamamos un IVA del 4%. Y, mientras no llega el cambio, Veritas asume la diferencia, rebajando el precio de tampones, compresas o copas menstruales como si tuviesen un IVA superreducido, a las personas que hayan firmado la causa. Súmate a la iniciativa firmando esta petición de change.org

FIRMA

Para obtener esta ventaja, forma parte de nuestro club Veritas: descárgate la app Veritas, entra en la sección “Provoquemos un cambio” y activa el beneficio. Además, puedes sumarte a la iniciativa firmando la petición de change.org que encontrarás también en la app.

Reducir el IVA de los productos de higiene femenina

Ser mujer y tener la menstruación no es algo que se pueda escoger. Es el momento de marcar un punto de inflexión y normalizar la menstruación y los productos asociados a ella.



Actualmente los tampones, compresas y copas menstruales tienen asociado un tipo impositivo del 10%, pero en Veritas creemos que deben ser considerados productos de primera necesidad y, por tanto, tener un IVA del 4%.

Provoquemos un cambio

Súmate a la iniciativa firmando esta petición de change.org

FIRMA






Países que ya han reducido el IVA de los productos de higiene femenina

Otros países del mundo han entendido la importancia de facilitar el acceso de estos productos de primera necesidad y demuestran que es una cuestión de voluntad y prioridad en la agenda política.

Exentos de IVA: Canadá, Irlanda, Australia, Kenia, Suráfrica, India. IVA de alrededor del 5%: Reino Unido, Colombia, Francia. IVA de alrededor del 10%: España, Grecia, Austria.

Además, algunas regiones y/o ciudades del mundo ya han demostrado que se puede ir más allá poniendo en marcha políticas innovadoras.

Por ejemplo, en Nueva York ofrecen productos de higiene femenina de forma gratuita en escuelas y centros públicos y sociales para garantizar el acceso de mujeres en situación desfavorecida.

O, más recientemente, el parlamento escocés votó a favor de extender a todas las edades la gratuidad de los productos de higiene femenina, que ya se proporcionaban de forma gratuita en escuelas, colegios y universidades.