El aceite de oliva ecológico se extrae en frío, evitando la degradación del ecosistema y favoreciendo la biodiversidad. Además, tiene un mayor contenido en polifenoles, que son unos potentes antioxidantes.