El verano pasa factura a la piel desde el primer día y es preciso proporcionarle cuidados especiales que van más allá de la hidratación habitual: se trata de evitar la deshidratación y reparar el daño oxidativo. Descubre cómo cuidar la piel en verano.