El aloe vera es un gran antioxidante, que no sólo hidrata y rejuvenece la piel, también es un excelente regenerador de las células cutáneas dañadas por el sol, gracias a su riqueza en nutrientes y sus propiedades emolientes.