La dieta es la principal vía de exposición de los niños a determinados pesticidas y gracias a la alimentación ecológica se puede reducir su presencia en el organismo a niveles indetectables.

La presencia de residuos de pesticidas en los alimentos es la principal preocupación de los europeos en relación con la seguridad alimentaria. Un 48% de los europeos y un 40% de los españoles consideran probable o muy probable que la comida pueda dañar su salud.