El trigo sarraceno destaca por tener muchas cualidades nutritivas y propiedades revitalizadoras del organismo. Tiene un sabor rústico que puede sorprender al principio, pero rápidamente se integra en la dieta diaria hasta resultar imprescindible.