A medida que avanza el embarazo, y especialmente a partir del segundo trimestre, es posible que las reservas de hierro de la futura madre vayan disminuyendo y por este motivo hay que incrementar los alimentos ricos en este mineral.