Los antojos en sí mismos no son un problema, el problema es que nos apetezcan productos que no encajan en una alimentación equilibrada y saludable. Para superar las ganas de comer procesados como chips, bollería hecha con harinas y azúcares refinados o comida rápida hay que averiguar el porqué de ese deseo irrefrenable.