La boca es la puerta de entrada al sistema digestivo y refleja las señales que nos indican el estado del estómago y los intestinos. La medicina oriental relaciona el aspecto de la boca y los labios con diferentes alteraciones y desequilibrios, ofreciendo claves para revertir la situación.