Aunque destaquen por su dulzor, la pectina que contienen los boniatos disminuye y retrasa la absorción de los azúcares. Se pueden asar, hervir, cocinar al vapor, freír, guisar o saltear al wok, pero no se tienen que consumir nunca crudos porque resultan indigestos.

Guiso de verduras de raíz, fácil de preparar y riquísimo, calienta el organismo y mejora la circulación, ya que las verduras de raíz son excelentes purificadores de la sangre.

Sopa de cuscús con boniato y shiitake, una receta completa que combina legumbres, cereales y vegetales. El comino, la cúrcuma y el jengibre le dan un toque aromático muy especial y favorecen la digestión. Sopa de cuscús con boniato y shiitake Ingredientes: 1 taza de garbanzos cocidos 1/4 de taza de cuscús de espelta integral […]

Pan de molde de centeno con boniato, kale  y aguacate, una receta estupenda para un brunch, propuesta por la foodblogger Alba Niubo.  El aguacate es rico en grasas saludables insaturadas, que tienen la capacidad de reducir los niveles en la sangre del colesterol «malo» (LDL).

Evita el acné a través de la alimentación. El acné no es una problemática asociada al crecimiento, sino que tiene un origen hormonal, y por este motivo hay casos de acné a los 20, 30, e incluso a los 40. Xevi Verdaguer te explica cómo acabar con el acné.

Los prebióticos y los probióticos se incluyen en el concepto de alimento funcionales, ya que además de destacar por las cualidades nutricionales, equilibran la flora intestinal y aportan beneficios adicionales para la salud.