Las semillas ecológicas aportan sabor y textura a muchísimas recetas, a la vez que las enriquecen gracias a sus propiedades antioxidantes y revitalizantes, fruto de los muchos nutrientes que atesoran.