Mantener la juventud por dentro y por fuera es sencillo si sigues una dieta basada en antioxidantes, ya que aunque nuestro organismo es capaz de generarlos por si mismo, con el paso del tiempo necesitamos una pequeña ayuda a través de la alimentación.

Los prebióticos y los probióticos se incluyen en el concepto de alimento funcionales, ya que además de destacar por las cualidades nutricionales, equilibran la flora intestinal y aportan beneficios adicionales para la salud.