Las crucíferas poseen propiedades más que interesantes para la salud, por eso los expertos recomiendan consumirlas unas tres veces por semana. Crudas, hervidas, salteadas, al vapor, germinadas… Sus posibilidades en la cocina son muy variadas y tanto su sabor como su textura siempre resultan apetecibles.