La piel del rostro tiende a mostrar una coloración predominante que, según el diagnóstico oriental, es indicativa de lo que pasa en el interior del cuerpo. A través de una alimentación adecuada podemos restituir el buen funcionamiento de los órganos internos y conseguir un color saludable, como resultado del correcto funcionamiento energético.