Los colores y los sabores en la mesa son importantes a la hora de preparar un menú. El objetivo principal es cubrir las necesidades nutricionales, pero además es interesante pensar en los sabores básicos que el paladar es capaz de detectar y en los colores esenciales que alegran la vista.