Horta de Santa Clara – Compañeros de viaje

Horta de santa clara - Veritas
Los patés ecológicos Horta de Santa Clara se elaboran a mano con verduras y hortalizas frescas recién cogidas del huerto y son el resultado de un proyecto agrosocial que da trabajo a personas en riesgo de exclusión social.

Horta de Santa Clara

Toman su nombre del monasterio en el que se elaboran, en cuyos jardines se cultivan las verduras y hortalizas que son los principales ingredientes de un producto excepcional. «Damos mucha importancia a la materia prima y elaboramos el paté inmediatamente después de la recolección porque el objetivo es que el vegetal esté lo más fresco posible cuando hacemos la conserva», explica Ana Viñas, la responsable del obrador, ubicado en la antigua cocina de las monjas y donde parece haberse detenido el tiempo. » A excepción de una batidora y un autoclave para esterilizar, el procedimiento es totalmente manual: recogemos la verdura a mano, la lavamos, la cortamos… y la envasamos con una manga pastelera. Incluso ponemos nosotros mismos las etiquetas y el embalaje de cartón». Igualmente tradicional resulta la cocción, ya que las verduras se cocinan al horno y/o al vapor para preservar intactos su sabor y sus nutrientes. «No añadimos ningún aditivo ni conservantes ni aromas artificiales (tan solo unas gotas de limón como conservante natural) y para nosotros la sostenibilidad es esencial: los envases de vidrio preservan todo el sabor y son respetuosos con el medio ambiente; gracias a la rotación de cultivos y los setos de arbustos y flores se mantiene la biodiversidad, y hemos reducido drásticamente el uso de plásticos en el campo gracias al riego de surcos, sin tuberías de goteros o aspersores». Horta de santa clara - Veritas

Una historia particular

El proyecto agrosocial Horta de Santa Clara se engloba dentro de las actividades del Centre Especial de Treball Mansol Projectes, una entidad con más de 20 años de experiencia en la inserción sociolaboral de personas en riesgo de exclusión social y afectadas por alguna discapacidad física. Sin embargo, el origen del proyecto es muy singular, ya que nació gracias a la donación del monasterio de Santa Clara por parte de las hermanas clarisas de Fortià (Girona). Su deseo era que el monasterio (junto con sus jardines y terrenos) tuviera un uso social y así lo cuenta Josep Maria Lluch, director adjunto de la Fundació Acollida i Esperança uno de los principales artífices del acuerdo inicial, junto con el padre franciscano Josep Costa: «recibimos la propuesta de las religiosas y el entendimiento fue inmediato porque todas las partes queríamos lo mismo: producir verduras y hortalizas ecológicas con absoluto respeto por el entorno para generar y consolidar puestos de trabajo para personas con discapacidad». Al principio solo comercializaban verduras y hortalizas frescas, pero pronto decidieron incorporar patés y confituras vegetales. «Estamos profundamente agradecidos a Veritas por su apoyo en el proceso de desarrollo de nuestra línea de patés; juntos hemos optimizado el producto, los envases y el diseño de las etiquetas… Ha sido una labor de equipo y el resultado no puede ser mejor», apunta Ana Viñas. Horta de santa clara - Veritas

Patés vegetales ecológicos

Sin gluten, sin lactosa, sin azúcares añadidos y aptos para veganos, los patés Horta Santa Clara están certificados por el CCPAE y poseen un porcentaje muy elevado de verduras y apenas un toque de aceite de oliva virgen extra, limón, especias y sal. Una verdadera delicatessen muy alejada de los patés industriales, que contienen aditivos y potenciadores del sabor no exentos de riesgos, como nitrito de sodio (E-250) y glutamato monosódico (E-621). Patés ecológicos Horta de santa clara - Veritas Todos ellos son excelentes para dipear, untar en tostadas o acompañar cualquier plato, desde pastas o arroces hasta ensaladas o carnes, pescados o verduras a la plancha. Ana nos propone algunas ideas específicas para cada variedad.
  • Paté de calçots: contiene un 96% de calçots y mi combinación favorita es una tostada con paté de calçots y salsa romesco por encima. Igualmente, es un perfecto sustituto de la cebolla sofrita como base de cualquier plato, tipo arroces, estofados o potajes.
  • Paté de alcachofa: es muy rico en fibra y posee un 91% de alcachofa. Suelo servirlo como montadito con una anchoa por encima y decorado con dados de tomate fresco; y también se puede combinar con vieiras.
  • Paté de berenjenas: lo hacemos con un 93% de berenjena negra y resulta ideal para acompañar un pescado al vapor. Si se añade a un parmentier de patata se consigue una guarnición muy sabrosa y diferente.
  • Paté de pimiento: tiene un color maravilloso gracias a su 83% de pimiento rojo. Su mejor pareja es, sin duda, brandada de bacalao y unas hebras de cebollino; aunque está delicioso servido con un poco de crema de queso (hecha con mascarpone y queso de cabra) y topping de aceitunas negras.
Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

Pomona – Compañeros de viaje

Te presentamos a nuestros compañeros de viaje de Pomona, una empresa frutícola ecológica de Lleida. Xavier y Gemma apostaron hace unos años por volver al origen en la producción de manzanas y peras; por trabajar la tierra de forma ecológica, como lo hacían sus abuelos.

Pomona – Compañeros de viaje

Xavier es la tercera generación de una familia que se dedica a la agricultura en la zona de Lleida desde hace 80 años. Su abuelo, trabajaba la tierra de forma natural, cuidaba los árboles y se guiaba por la luna para producir las mejores cosechas. Con la revolución industrial, su padre abandonó los métodos naturales y, en palabras de Xavier «olvidó el placer de producir». Ahora, él, junto a su mujer Gemma, han apostado por recuperar la forma de trabajar de su abuelo. «Con el ecológico estamos recuperando ese placer por observar, por ayudar a los árboles. Hemos vuelto a disfrutar de la fruticultura, a sentirnos una pieza importante del eslabón de la producción».  Gemma nos explica que «hace 4 años decidimos hacer un cambio en nuestras vidas, gracias a nuestros hijos». En casa empezaron a consumir productos ecológicos y, a partir de ahí, hicieron un cambio de 180º: la empresa, la salud y el trabajo. «Decidí dejar mi trabajo porque viajaba mucho y no estaba suficiente tiempo con mis hijos. Al final, este cambio es general, en todos los sentidos. Me siento bien acompañando a mis hijos y produciendo ecológico, porque la agricultura ecológica no es sólo hacer unas manzanas sanas, sino que es mucho más. Es cuidar a nuestros árboles, a nuestras tierras, e incluso a nuestro entorno; al pueblo, a la gente y al medio ambiente».
«Al final, todo este cambio se acompaña de un cambio espiritual. Para un momento, reflexiona y disfruta de la vida. Haz cosas que te hagan sentir bien contigo mismo».
En la agricultura ecológica, la fruta se trata con productos ecológicos respetuosos con el planeta, que garantizan la biodiversidad. «En primavera, cuando empieza la producción, en vez de utilizar químicos de síntesis, nos ayudamos de las abejas para la polinización. Además, es un momento muy sensible para los hongos. Hay muchas enfermedades de la fruta que entran en ese momento. Utilizamos productos ecológicos como el azufre y el cobre», nos explica Xavier. «Después, cuando empiezan los insectos, nos ayudamos de fusiones sexuales, que no eliminan a los insectos, sino que les confunde para evitar que pongan las larvas dentro del fruto. También evitamos que la piel quede estropeada con unos polvos cálcicos, que es un polvo de tierra que hace una barrera natural alrededor del fruto». Gemma nos define cómo es trabajar con Veritas. «Diría que es muy fácil porque colabora al 100%. Se adapta totalmente a nosotros. Somos unos agricultores pequeños, con una forma de trabajar muy manual. Veritas nos planifica con tiempo para que estemos preparados, nos envía sus previsiones y, si hay algún imprevisto, no hay problema. Nos apoya, se espera». Gemma dice que como pequeño agricultor es muy fácil trabajar con Veritas «porque su prioridad se ve que es dar ayuda a los pequeños agricultores. Estamos agradecidos y contentos». Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

Garulo – Compañeros de viaje

Hoy entrevistamos a Ramon Garulo, nuestro compañero de viaje en Barbens, Lleida, que nos sirve unas manzanas buenísimas. Su pulpa dulce, jugosa, crujiente y aromática las convierte en una delicia para el paladar, y gracias al cultivo ecológico aportan una gran cantidad de nutrientes muy beneficiosos.

Garulo – Compañeros de viaje

Nacido en una familia de campesinos, Ramon Garulo estudio ingeniería agrónoma y al cabo de un tiempo decidió dedicarse a la producción ecológica de manzanas, peras y frutas de hueso como la nectariana y el paraguayo. «Me gusta mucho la entomología, soy un apasionado de los insectos, y el respeto al medio ambiente y la sostenibilidad son parte fundamental de mi filosofía de vida. Estos fueron los motivos que me empujaron a apostar por la agricultura ecológica en 2003″. Poco después contactó con Veritas y rápidamente se estableció una conexión especial. » Yo ya conocía las tiendas y compartía su filosofía. Juntos planificamos la temporada y decidimos las variedades y cantidades de fruta que trabajamos». «Desde el primer día, nuestro objetivo ha sido producir fruta de calidad, mejorando la biodiversidad y salvaguardando el entorno natural de nuestras tierras. El cultivo ecológico se basa en planteamientos de sostenibilidad y no se reduce a eliminar los fertilizantes y los pesticidas, sino que necesita un manejo del suelo y del entorno correctos. Las manzanas y las peras están consideradas alimentos casi medicinales, y como la recomendación principal siempre es que se coman con piel, sólo el cultivo ecológico garantiza que la pieza se puede comer completa, sin pesticidas», explica Garulo. En su finca hacen un cultivo como el de antes y recolectan cuando cada una de las piezas llega a su punto óptimo de maduración, sin utilizar ningún tipo de químicos. Además, todo el perímetro está rodeado de unas franjas de seguridad para evitar la posible contaminación ambiental de las fincas vecinas que hacen cultivo no ecológico. Los frutos se cogen a mano en el momento justo siguiendo unos parámetros concretos. «Analizamos el azúcar, la firmeza y el índice de maduración, para sólo ofrecer piezas de alta calidad con las mejores cualidades organolépticas y nutricionales. Y para conseguirlo pasamos hasta 5 veces por cada árbol para asegurar que cada pieza se coge en su punto ópimo de maduración». Durante los meses fríos y, una vez acabada la campaña se realiza la poda de los árboles, una actividad que se tiene que hacer cuando el árbol no tiene hojas. Con los rayos de sol de la primavera, los brotes de las hojas se despliegan y las flores empiezan a crecer en las puntas de las ramas. Comienza entonces el proceso de polinización que culmina con la aparición de los primeros frutos. Durante el verano, los frutos crecen y gradualmente van cambiando de color. A finales de agosto empiezan a madurar y justo antes de la cosecha llegan al punto ideal de dulzor.

Variedades de manzanas

Se trata de una fruta ideal para tomar a cualquier hora y encaja en todo tipo de dietas gracias a la baja aportación calórica y a su riqueza en fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales. La cultura popular dice que si se toma en ayuno es un poderoso depurativo natural.
  • Golden: es una fruta de piel suave y de color amarillo brillante. Su pulpa es muy sabrosa por su riqueza en azúcares y es una de las variedades más consumidas. Es ideal para elaborar compotas o purés infantiles, zumos o pasteles.
  • Royal Gala: esta variedad tiene la piel brillante con estrías rojas o anaranjadas sobre un fondo de color amarillo verdoso. Pequeña e irregular, su pulpa es dulce, tierna, crujiente y consistente. Gracias a su aroma y excelente sabor, recomendamos el consumo en crudo.
  • Fuji: muy popular en Japón, su pulpa es densa y crujiente. Tiene una duración más larga porque la época de recogida es tardía. De color amarillo y rojo, es muy atractiva visualmente. Se consume en fresco, en compota, cocinada y asada.
  • Red delicious: su piel es de un suave rojo oscuro. Tiene una forma ligeramente alargada y la pulpa es blanca, suave y jugosa. La puedes tomar cruda, asada y en compota.
Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

Bodegas Can Suriol – Compañeros de viaje

Situada en medio del pueblo de Grabuac, cerca de Vilafranca del Penedès, Bodegas Can Suriol es una masía con 25 hectáreas de viña donde se cultivan diferentes variedades de uva: macabeo, xarel·lo, parellada, garnacha blanca, pinot noir, merlot… En nuestras tiendas encontrarás de forma exclusiva los vinos y cavas Castell de Soterra.

Bodegas Can Suriol

Can Suriol es una bodega pequeña que ofrece producto de calidad y que siempre ha huido de las grandes producciones, un hecho que nos llamó la atención. Cuando le preguntamos a Assís Suriol, el enólogo de Can Suriol, porqué decidió hacer vino ecológico nos explica que «en Can Suriol siempre hemos hecho nuestros vinos siguiendo los métodos naturales de la agricultura ecológica. Por eso, cuando en 1998 nos planteamos conseguir la certificación, fue una transición natural, un simple trámite». Para la familia Suriol colaborar con Veritas implicó apostar por una filosofía compartida. «Es muy importante que la agricultura ecológica llegue a todo el mundo y ofrecer el mismo abanico de productos que ofrece el mercado no ecológico. Este es el gran valor añadido de Veritas. Es una de las pocas tiendas ecológicas en las que se puede hacer la compra completa de un producto eco. Por tanto, no se trata sólo de que nuestros productos lleguen a más gente, también queremos incentivar el consumo ecológico como elemento protector de la salud». «Si queremos elaborar un gran vino o un gran cava la naturaleza sólo nos ofrece un camino: producir uvas de calidad. Por este motivo disponemos de nuestras propias viñas, a partir de las cuales elaboramos exclusivamente vinos de cosecha propia y en poca cantidad», explica Assís Suriol, que diariamente vigila la viña y decide las tareas que hay que hacer. Esta uva ecológica cuenta con la certificación del CCPAE y las diferentes denominaciones de origen, en cada una de las variedades. En el periodo de maduración de la uva se hacen rigurosos controles de maduración sobre cada una de las viñas.

Vino con personalidad propia

Para que el mosto se convierta en vino sus azúcares tienen que fermentar y transformarse en alcohol. Eso sucede de manera natural con las levaduras que se encuentran en la piel de la uva, pero en la viticultura no ecológica se utilizan unos productos químicos tan potentes que, además de proteger la viña de sus plagas, también matan las levaduras. Así, cuando llega el momento de la fermentación del mosto no ecológico, esta no se produce si no que se añaden levaduras químicas. En los vinos ecológicos las levaduras naturales de la uva llegan al mosto y no hace falta añadir ni quitar nada para provocar el proceso de fermentación. Las levaduras que hay en la piel de la uva son únicas para cada viña y son producto de su entorno. De esta manera, el vino y el cava ecológico resultantes responden a las características de su lugar de origen y mantienen una personalidad única. La agricultura ecológica es un todo, un círculo natural con una flora y una fauna características. Eso no se puede ignorar ni alterar: hay que preservar el equilibrio medioambiental para que se de el ecosistema que hace que la planta, en este caso la viña, esté viva y sana. Asís Suriol nos explica cómo lo hacen: «no tratamos la tierra en si, sólo aplicamos los abonos y el estiércol que compostamos. Todas las cepas que se podan se incorporan en ka tierra como adobo orgánico. Así, todo lo que un día formó parte de la tierra vuelve y se cierra el círculo. Y lo mismo hacemos con la uva: nos quedamos el jugo, pero la piel la compostamos y la echamos en la viña para aportarle vitaminas. El resultado es una uva de calidad, con más vitaminas, más calcio y más nutrientes». Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

Biobel – Compañeros de viaje

Biobel es la empresa de detergentes ecológicos que gestionan los hermanos Beltrán en Castellón. Los detergentes ecológicos están elaborados con ingredientes naturales de origen vegetal y su eficacia va más allá del lavado, ya que se aprecian los resultados en el estado de la piel, la salud y el medio ambiente. Son muchos los motivos que hacen aconsejable el uso de jabones y detergentes ecológicos: ayudan a prevenir y evitar la aparición de alergias y dermatitis, alargan la vida de los tejidos y contribuyen a la protección del medio ambiente, ya que en su composición sólo hay materias primas naturales. En nuestras tiendas puedes encontrar jabones y detergentes ecológicos Biobel, elaborados por los hermanos Beltrán, una empresa familiar que fabrica jabones desde 1922. Desde aquella primera fábrica situada en Xert hasta la actual en Almazora, han pasado muchos años y se han acumulado experiencias, pero la forma de trabajar sigue siendo la misma. «Hoy en día continuamos fabricando diferentes tipos de jabón tradicional para la ropa adaptados a su uso en la lavadora, pero que siguen conservando las propiedades del jabón de toda la vida», explica Mara Beltrán, la cuarta generación de la familia y actual responsable de relaciones comerciales. Sus objetivos son ofrecer una alternativa de calidad y dar solución a los actuales problemas medioambientales. «Somos la primera empresa española en fabricar una completa línea de productos ecológicos certificados para el lavado de la ropa y la limpieza del hogar que, además cuiden de la salud de la piel y del medio ambiente». Precisamente, el hecho de compartir con Veritas valores y filosofía de trabajo posibilitó que las dos empresas nos entendiésemos a la perfección desde el minuto cero. «Empezamos con la línea ecológica en el año 2011 y en seguida nos dimos cuenta que nuestros productos encajaban a la perfección en las tiendas Veritas. Rápidamente llegamos a un acuerdo y nuestra relación es cada vez más estrecha».

Detergentes que cuidan el medio ambiente

Actualmente la mayoría de jabones y detergentes del mercado no ecológico están elaborados a base de componentes químicos. La utilización de estos aditivos tiene efectos muy negativos para la naturaleza, ya que es inevitable que lleguen a ríos y mares e impacten en el medio ambiente, contaminen aguas, amenacen a la fauna acuática y causen malos olores. «Somos conscientes de la importancia de conservar el medio ambiente, y por eso ofrecemos la línea Biobel». Desde sus inicios la empresa apostó por utilizar ingredientes vegetales de origen natural, y con la aparición de los primeros detergentes sintéticos para lavadora durante los años 50 continuó fabricando el jabón tradicional y lo adaptó para su uso en máquina.
  • Biodegradables: generan menor impacto en el entorno acuático y ayudan a prevenir posibles enfermedades ambientales desencadenadas por la excesiva exposición a agentes químicos y tóxicos.
  • Envases mínimos y reutilizables: se intenta utilizar siempre el mínimo de embalaje y los envases son totalmente reciclables. Y todos tienen el punto verde, es decir, forman parte del sistema europeo Ecoembes para la recogida y reciclaje de envases.
  • Eficaces a baja temperatura: de esta manera contribuyen al ahorro de recursos energéticos. De hecho, el envase del producto incluye consejos de dosificación y lavado, para el ahorro de energía y producto.

Ingredientes naturales que limpian y cuidan a ropa

«La característica que diferencia nuestros productos ecológicos de la mayoría de limpiadores del mercado es que están hechos con auténtico jabón natural, fabricado a base de aceites vegetales, y no contienen ningún ingrediente de origen petroquímico, al contrario de lo que pasa con los detergentes no ecológicos», afirma Mara.
  • Origen vegetal: están elaborados exclusivamente con materias primas de origen vegetal y evitan el uso de derivados del petróleo y de químicos en su composición, como fosfatos, enzimas, blanqueantes ópticos, colorantes artificiales, etc. Evidentemente no contienen trazas de origen animal y ninguna de sus fórmulas ha sido experimentada con animales.
  • Perfume natural: nunca utilizan perfumes sintéticos, sino que se utiliza aceite esencial de lavanda, que deja un suave y duradero aroma a la colada.
  • Limpieza profunda: llegan hasta el interior de las fibras y tienen una gran capacidad desinfectante. Son adecuadas para diferentes tipos de tejidos y manchas y siempre obtienen resultados excelentes.
  • Ropa perfecta: no son agresivos ni estropean la ropa. Por tanto, ayudan a alargar la vida de las piezas.
  • Para todas las pieles: evitan las irritaciones de la piel o escozores en las pieles sensibles, atópicas o con problemas cutáneos.
  • No es necesario añadir suavizante: gracias a los ingredientes basados en la jabonería tradicional, la ropa queda suave y esponjosa de manera natural. Los suavizantes suelen incorporar ingredientes y perfumes sintéticos que acaban cargando la ropa de sustancias químicas y alergénicas.

Línea Biobel: ecológica y certificada

Todos los productos Biobel se elaboran exclusivamente con ingredientes seleccionados de origen vegetal. Además, están certificados individualmente por Ecocert, uno de los sistemas de control más estrictos.
  • Detergente: enriquecido con jabón. Potente detergente líquido para lavadora con aceite esencial de lavanda que deja un agradable aroma a toda la colada. Apto para todo tipo de tejidos , está enriquecido con jabón natural, de manera que cuida y alarga la vida de la ropa a la vez que la suaviza.
  • Ropa delicada: con aceite de coco. Producto para lavar a mano o en máquina tejidos delicados como lanas, sedas, fibras naturales… El aceite de coco limpia la ropa sin estropearla. Contiene aceite esencial de lavanda.
  • Jabón de coco: cien por cien aceite de coco puro. Una pastilla de jabón para rentar ropa a mano y que también puede usarse para la higiene personal (manos, cara y cuerpo). Produce una abundante espuma muy cremosa.
  • Blanqueante: limpiamanchas con percarbonato de sodio. Conocido como oxígeno activo, el percarbonato de sodio es un potente limpiamanchas, desinfectamente y desodorizante. Elimina las manchas difíciles y consigue un blanco luminoso de forma natural sin lejía, ni cloro, ni blanqueantes ópticos. Se puede utilizar como pretratamiento o directamente en el tambor de la lavadora para reforzar la acción del detergente. No contiene perfume.
  • Quitamanchas: a base de jabón potásico. Un eficaz quitamanchas elaborado con aceites vegetales que elimina manchas difíciles de todo tipo de ropa y colores, sin agredir los tejidos.
  • Jabón líquido para bebés y pieles sensibles: enriquecido con aloe vera. Elaborado a base de aceite de coco, lo recomiendan los pediatras y dermatólogos para limpiar la ropa que está en contacto con la piel de los bebés y de los adultos con problemas dérmicos. Está enriquecido con extracto de aloe vera y glicerina. Se puede utilizar a mano o máquina y es adecuado para lavar los pañales de tela porque limpia en profundidad y elimina los olores.
Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

Zealia Bio – Compañeros de viaje

Los productos horneados Zealia Bio no contienen gluten, están elaborados artesanalmente con ingredientes ecológicos y son el mejor complemento para la alimentación saludable. Desde pan de pueblo hasta cookies de chocolate y avellana, pasando por bases de pizza, barritas de cereales y harina para hacer pan en casa. Con el objetivo de ofrecer a nuestros clientes la mejor opción saludable a las personas con intolerancia al gluten o celiaquía, desde hace tiempo se encuentran en nuestras tiendas los productos sin gluten Zealia Bio. Totalmente ecológicos, son fruto de un cuidado desarrollo y la esencia de sus recetas se basa en el balance nutricional y la selección de ingredientes ecológicos. «Nosotros estábamos dentro del mundo de productos sin gluten y decidimos empezar este proyecto hace aproximadamente 4 años», nos explica Eduard, fundador de Zealia Bio junto a su mujer Rosa. Ellos eran consumidores habituales de productos ecológicos y entiendían el papel fundamental que la alimentación tiene sobre la salud. De ahí que la evolución lógica fuera la conversión a ecológico y el siguiente paso, contactar con Veritas. «La parte que nos ayuda es que Veritas está en contacto directo con el consumidor y nos aporta información sobre lo que está buscando». Rosa nos explica que trabajar con Veritas les ha permitido una expansión en muchos sentidos. Ahora llegan a más hogares y ha crecido su capacidad productiva, pero la elaboración sigue siendo artesanal.
  • Lo más complejo es la masa: «por ejemplo, nuestro pan sin gluten es una masa totalmente distinta a los panes con gluten. No es elástica y es muy adherente, no se puede dividir ni bolear, por lo que hemos tenido que crear utensilios especiales para trabajar. Gracias a estos esfuerzos, hemos conseguido un pan de gran volumen, con una textura realmente tierna y un sabor muy agradable», argumenta Eduard.
  • La sustitución del gluten: el grado de dificultad a la hora de sustituir el gluten depende mucho del tipo de producto. En unas galletas esta tarea resulta más sencilla, pero en el pan o en la base de pizza la situación se complica mucho. «En nuestro caso, hemos conseguido un buen producto combinando distintas harinas (maíz, trigo sarraceno y arroz), con dos espesantes naturales (la goma xantana y la harina de semillas de guar) y una fibra prebiótica», detalla Eduard con orgullo.
  • Recetas tradicionales: aunque el proceso de producción sea similar al que se sigue en el mercado no ecológico, las recetas no son las mismas. «No usamos espesantes o emulgentes sintéticos, que faciliten la industrialización del proceso. En la producción ecológica la dificultad aumenta y la propia receta es la que exige un trato mucho más artesanal».

Zealia Bio – Compañeros de viaje

Los productos ecológicos sin gluten Zealia Bio son buenos en todos los sentidos. Están elaborados artesanalmente con harinas ricas en nutrientes (de trigo sarraceno, de garbanzo y de arroz integral), fibra preciótica (para mejorar el crecimiento de la flora intestinal deseable) y sirope de agave (así se elimina la utilización de azúcares refinados). Además, están libres de OGM (organismos modificados genéticamente) y de grasas trans (altamente perjudiciales para la salud). Por descontado, no se usan colorantes, conservantes ni gasificantes y todos los ingredientes son 100% naturales y proceden de la agricultura ecológica.
  • Colines de trigo sarraceno con sésamo: crujientes palitos de pan horneados a fuego lento. Un aperitivo delicioso y nutricionalmente equilibrado con un sabor a sésamo irresistible.
  • Pan de molde de trigo sarraceno: la mejor opción para preparar un sandwich de lo más saludable. Admite cualquier tipo de combinación de alimentos, tanto dulces como salados.
  • Pan de pueblo de trigo sarraceno: tierno y esponjoso, este pan es toda una tentación. Para consumir como recién hecho, hay que calentar las rebanadas durante unos segundos en la tostadora.
  • Cookies de manzana con canela: horneadas al punto para conseguir una textura ligera y crujiente, la manzana les da un toque especial y el azúcar moreno integral de caña junto a un toque de canela las hacen especialmente deliciosas.
  • Cookies de chocolate con avellanas: una exquisita receta para que disfruten del cacao a cualquier hora del día. Con pepitas de chocolate y trocitos crujientes de avellanas.
  • Cookies sin azúcar: un sabor único que cuida al máximo tu salud. Sin azúcares refinados añadidos, están elaboradas con sirope de agave y contiene una fuente natural de fructosa.
  • Barritas de manzana y canela: horneadas a fuego lento para conseguir la textura perfecta, está elaborada con arroz hinchado, avellanas, sésano, manzana y un delicioso toque de canela.
  • Barritas de arándanos y avellanas: una deliciosa combinación de arroz hinchado, avellanas, sésamo y arándanos. Suave, crujiente y muy apetitosa.
  • Barritas de chocolate y avellanas: afortunada mezcla de arroz hinchado, avellanas, sésamo, vainilla y trocitos de chocolate.
  • Base de pizza: precocida que ya está lista para añadir los ingredientes que se desee y cocer al horno posteriormente. La miga queda esponjosa y la corteza crujiente.
  • Harina panificable: preparado de harinas sin gluten ideal para elaborar todo tipo de panes en casa, de forma fácil y sencilla. Mezcla 300g de preparado con 225 ml de agua y media cucharada pequeña de levadura deshidratada. Amasa hasta formar una pasta fina y homogénea y deja reposar en un ambiente cálido una hora. Finalmente cuece en un horno precalentado a 200ºC.
Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

Casabella Natura – Compañeros de viaje

Casabella Natura es la empresa de Rosa y Àngels, dos hermanas que desde el Berguedà apuestan por las conservas vegetales. El principal producto que elaboran son las cremas de verduras. Las formulan siempre teniendo en cuenta sus propiedades nutricionales y organolépticas. Por ejemplo, destacan la crema de brócoli y la de guisantes con menta. Recientemente han comenzado a introducirse en el mundo de los cereales, cultivados también en el Berguedà. Empezaron trabajando con setas, ya que su familia tenía un negocio de setas y trufas, que son los productos locales por excelencia. Decidieron apostar por la certificación ecológica, en respuesta a la demanda de la gente, que apreciaba el producto natural pero solicitaba un paso más. Un valor añadido a sus premisas de natural, salud e innovación. Tanto Rosa como Àngels son dos consumidoras inquietas, que les gusta saber lo que comen. El origen y la transformación de los productos para ellas son importantísimos. Tal y como nos explican «la relación que tenemos con Veritas es buenísima y cercana. No es sólo una relación comercial, sino familiar incluso». Además, les gusta trabajar con nosotros, porque apreciamos los productos de temporada y respetamos los ritmos naturales. «En Veritas aceptan que se acabe la espelta pequeña y no haya una nueva cosecha hasta agosto». Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.      

Euskaber – Compañeros de viaje

Euskaber es la agrupación de pequeños agricultores del País Vasco que nos sirven los huevos ecológicos a nuestras tiendas del norte de España. Descubre qué garantiza la certificación ecológica. Esteban Acha es la persona al frente del proyecto Euskaber: Euskadiko Arrautza Berezlak, huevos especiales de Euskadi. «Soy granjero de nacimiento. Desde niño, en mi casa siempre hemos tenido gallinas y el devenir profesional me ha llevado a liderar este proyecto, en el que criamos gallinas en libertad, camperas y ecológicas». Desde Euskaber realizan una comercialización conjunta de todos los huevos que se producen. Son 22 granjeros y hoy, Chiqui y Vanesa nos abren las puertas de su granja». Chiqui lleva 10 años dedicándose a la producción ecológica. «Nací en un caserío, desde pequeño aprendí a recoger huevos. Para mí, un caserío sin gallinas es como ir al monte en verano y ver una fuente sin agua. Así que con unos amigos pensamos en recuperar unos caseríos que estaban abandonados». En el desarrolló rural empezó con ovejas y manzanos y después contactó con Esteban Hacha, quién le informó de lo que podían hacer conjuntamente. «Desde ahí, vivimos todos los días en la tierra y tenemos 2.800 gallinas que ponen el huevo diariamente». Vanesa nos explica que se puso en contacto con Esteban para que le ayudase a montar su granja. «Llevamos tres años y medios con ella y estamos muy contentos. Yo soy de ciudad, era chofer de ambulancia y sabía que aquello no era lo que quería», nos explica. Esteban rememora como fue el primer encuentro con Veritas; «ligamos desde el primer minuto y nos sentimos parte del proyecto Veritas en el País Vasco. De hecho, para Euskaber ser proveedores de Veritas es un reconocimiento a nuestra labor. Conocíamos los supermercados en Cataluña y cuando vinieron la País Vasco nos contactaron». Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

Finca La Vall – Compañeros de viaje

Finca La Vall está siatuada en Benifallet, Tarragona. Cada día al amanecer, Josep baja a la huerta y selecciona aquellas piezas que ya están listas para consumir. Él y su equipo se ponen manos a la obra y en pocas horas las hortalizas están preparadas para enviar a nuestras tiendas. Así, en menos de 24 horas puedes llevarte a casa las verduras más frescas y disfrutar de su sabor extraordinario. Hace ahora cinco años, Josep Mestres decidió comenzar su andadura como agricultor en una finca de su familia. Joven y profundamente preocupado por el respeto del entorno, decidió orientarse al cultivo ecológico para así dar respuesta a las necesidades de un grupo de clientes cada vez más numeroso. «Llevamos a cabo este proyecto porque es la única forma que entendemos viable a nivel ético, ecológico y económico de desarrollar la agricultura. Es un reto porque estamos generando riqueza y actividad del suelo», nos explica.

Finca La Vall

La finca La Vall se encuentra en las Terres de l’Ebre, y como indica su nombre ocupa la totalidad del valle por el que transcurre el río Canaletes en su tramo final. «Su agua pura y cristalina riega nuestros cultivos y, junto con el excepcional microclima del valle y la riqueza del suelo, es en parte responsable de la calidad de nuestras hortalizas. Siglos de historia y tradición agrícolas nos rodean y nuestro objetivo es ofrecer un producto ecológico que además de ser excepcional a nivel nutricional lo sea también a nivel sensorial».

Con esa filosofía, la relación con Veritas era algo casi inevitable, y así lo confirma Josep. «Nada más comenzar nos pusimos en contacto y de inmediato surgió una sinergia que ha ido creciendo y consolidándose con el paso del tiempo. Nos sentimos muy orgullosos de formar parte de un proyecto que ofrece productos frescos, ecológicos, de proximidad, y con los máximos estándares de calidad. Consensuamos los cultivos al inicio de cada temporada y mantenemos un contacto permanente para conseguir que las verduras lleguen al consumidor frescas y en sus máximas condiciones de calidad y de sabor. En cuanto entra un pedido se reorganizan las tareas para que al día siguiente, a primera hora de la mañana, la mercancía llegue a su destino».

Verduras de temporada

El calendario de cultivo está estructurado de tal forma que pueden ofrecer un producto de manera constante mientras dura la temporada. «Una de las características diferenciales de los cultivos ecológicos es que se desarrollan a su ritmo, respetando los ciclos naturales y absorbiendo lentamente los nutrientes que les aporta el terreno. Ello les confiere un sabor y un olor auténticos e intensos. No queremos que vaya rápido el producto en crecer. Cada verdura tiene su tiempo».

Gestión sostenible del campo

  • Semillas ecológicas: únicamente trabajan con semillas y plantas certificadas como ecológicas, y en los campos de cultivos y en todo su entorno no entra ningún plaguicida ni abono químico, no ecológico o sintético.
  • Equilibrio medioambiental: el riego es por aspersión y gotero, lo que supone un ahorro en el consumo de agua, nutrientes y energía. Y para la cobertura del suelo destinada al control de malas hierbas y ahorro de agua se usan materiales biodegradables que no generan ningún tipo de residuo y se reincorporan al medio. Igualmente, la heterogeneidad de los cultivos sirve de refugio y alimento para muchas especies, especialmente de pájaros.
  • Abonos de proximidad: los abonos que se utilizan son todos orgánicos y de proximidad. Y como la venta también es de proximidad y a mediana escala, la huella de carbono es muy baja, porque el producto recorre pocos kilómetros y lo hace en transportes agrupados.
  • Flora y fauna en equilibrio: la finca La Vall está rodeada de un hábitat de bosque mediterráneo con muchos murciélagos y pájaros pequeños que mantienen a raya las poblaciones de orugas y caracoles. El río da lugar a un bosque de ribera poblado de fauna muy diversa que hace el ecosistema más complejo y, por lo tanto, más preparado para reconducir cualquier equilibrio que aparezca.
  • Plantas sanas y resistentes: cuando las plantas se desarrollan dentro de su equilibrio natural (sin crecimientos forzados), con una adecuada rotación de cultivos y están sanas, generan una elevada resistencia a las plagas y enfermedades.

Chocolates Blanxart – Compañeros de viaje

Chocolates Blanxart se dedica a elaborar tabletas de chocolate mediante un proceso de elaboración absolutamente artesanal, poniendo énfasis en el origen del cacao.  «Blanxart empezó en 1954, cuando un maestro chocolatero que se llamaba Francesc Agrás decidió emprender un periplo para averiguar formas de hacer chocolate de una manera diferente, con muchísimo énfasis en el origen de ese cacao», nos explica Luis De Les Rico, responsable de marketing. Actualmente, la fábrica está situada en Sant Joan Despí (Barcelona) y cada día inunda la zona de un agradable olor de cacao acabado de tostar.

El origen del cacao

En los cultivos ecológicos no se utilizan pesticidas ni químicos de síntesis. Los árboles de cacao tardan cerca de cinco años en madurar y necesitan características climatológicas específicas para crecer, que únicamente se encuentran en algunos países con clima tropical. Los expertos de Blanxart han seleccionado una serie de pequeñas plantaciones en las regiones más recónditas de las cuales nos llegan tres tipos de cacao ecológico. «Cada origen es especial y único, y aporta unos matices en cada uno de los chocolates», nos comenta Ana Broto, responsable de calidad. Y, añade, «cada cacao es tratado de manera especial en nuestra fábrica para que pueda desarrollar su máximo potencial». Sobre el trato con las cooperativas de origen, Ana nos explica que «Blanxart establece relaciones duraderas con ellas y apostamos por pagarles un precio justo por el cacao ecológico que nos están proveyendo».

Proceso artesanal

Para convertir el cacao en chocolate se sigue un proceso tradicional que prácticamente no ha cambiado desde hace siglos:
  • Selección y tostado: los granos se analizan cuidadosamente antes de tostarlos. La torrefacción se lleva a  cabo vigilando el punto en que los granos se abren y liberan sus diferentes fragancias. Posteriormente, se extienden y se dejan reposar.
  • Descascarillado y licuado: cuando los granos están secos, se separan de la cáscara hasta que se obtienen las virutas, que son pequeños trozos de cacao puro ya neto y pelado. Al molerse, se obtiene el licor de cacao, que es aceitoso y de color marrón oscuro.
  • Mezcla de ingredientes: el licor se mezcla con otros componentes para conseguir resultados singulares.
  • Conchado y moldeo: es hora de remover muy lentamente la mezcla durante un tiempo superior al utilizado por otros artesanos más impacientes. «No tenemos prisa: la tradición nos ha enseñado que así los aromas se liberan en toda su intensidad y madurez», comenta Luis. Cuando ha adquirido las propiedades deseadas, se vierten en los moldes y se añaden a mano los toppings de las gamas más creativas.
  • Variedades obtenidas: el cacao usado para elaborar los chocolates de la familia Veritas proviene de La República Dominicana (con la que se elaboran 3 variedades: negra 72% de cacao, con almendras tostadas 72% de cacao) y de Perú (chocolate con leche 38% de cacao). Por otro lado, la gama Blanxart de chocolate negro incluye: 77% de cacao criollo de Perú, 91% de cacao forastero del congo, 85% de cacao criollo y tritinario de Nicaragua, y un soberbio 100% de cacao criollo de Perú que no contiene azúcar.
  • Almacenaje: se conserva en perfectas condiciones gracias a una temperatura permanente de entre 15 y 18ºC y una humedad relativa inferior a 70ºC. De aquí se envía a la tienda y una vez abierta hay que guardarla en un lugar fresco, seco y alejado de la luz, pero no en la nevera porque la humedad no es nada aconsejable. Y mejor en un recipiente hermético para que no absorba olores.
La colaboración con Veritas empezó hace más de una década. Fuimos el primer supermercado ecológico que nos interesamos por su chocolate y por su historia. «Hemos conseguido con Veritas caminar de la mano, porque compartimos esa filosofía de ofrecer a nuestros clientes un producto ecológico, singular, elaborado… Unas tabletas de chocolate que no encuentras en ninguna otra parte, precisamente por lo complicado, por lo elaborado, por lo mágico que es conseguir una tableta de chocolates Blanxart», afirma Luis de Les Rico. Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.    

Masia Moliner- Compañeros de viaje

Masia Moliner es una finca ubicada en Castellví de la Marca, en la que Rafa, junto a su familia, cultivan frutas y verduras ecológicas. La carretera que lleva a Masia Moliner nos transporta a otra época. Su huerta colorida y apacible nos hace olvidar la acelerada vida en la gran ciudad y vemos una existencia tradicional y laboriosa, reflejo de como nuestros abuelos trabajan a diario la tierra para poder dar de comer. Rafael Moliner nos cuenta que la tradición huertana de su familia se remonta a mediados del siglo XIX, cuando sus antepasados Vicente y Pedro ya trabajaban los pequeños bancales que con esmero construían a orillas del río Maimona, en Castellón. «Hoy nuestra huerta se encuentra en Castellví de la Marca, en el Alt Penedès, donde disfrutamos de un clima cálido y prelitoral ideal para trabajar la tierra». Ha pasado mucho tiempo, pero en Masia Moliner trabajan y cuidan la tierra igual que hacían sus abuelos. «Sin ser conscientes ellos hacían una agricultura ecológica y sostenible, que ahora nos parece que descubrimos, pero que no es otra cosa que la vuelta a los orígenes». Y lo hace con esmero y compromiso, valores que comparte con Veritas. «De ahí que la relación que mantenemos sea más de compañeros de viaje, que no de simples colaboradores comerciales. Cuando obtuve mi primera cosecha ecológica tenía claro que quería que mis verduras y hortalizas estuvieran en Veritas porque es todo un referente en el mercado ecológico. Así que entré en un supermercado y pregunté directamente por el jefe de compras. A partir de ahí todo fue rodado: visitaron la finca, llegamos a un acuerdo y desde entonces compartimos objetivos y visión de presente y futuro», nos explica. Rafa tiene claro cuáles son los objetivos de la agricultura ecológica y los defiende apasionadamente. «No aplicamos productos de síntesis química ni herbicidas, fertilizamos con estiercol orgánico y tenemos una visión de la sanidad vegetal que incluye la gestión de la biodiversidad y la lucha biológica. Estamos certificados por el CCPAE, pero más allá del producto ecológico, buscamos producir y comercializar frutos que sean de proximidad, a la vez que social y económicamente sostenibles». Gracias a la marianda «que es como se conoce al aire del mar que nos llega durante la noche de la zona de Vilanova», toda la huerta amanece cubierta de una beneficiosa humedad. Ese hecho, unido a la excepcional orientación de la finca hace que Masia Moliner sea muy productiva durante todo el año. Cada mañana recogen las frutas y verduras que están en su justo punto de maduración al sol y «en 4 horas están en el almacén de Veritas. Nuestras hortalizas conservan intactas todas sus propiedades nutricionales porque apenas transcurren unas horas entre que las recogemos y se ponen a la venta».

¿Cómo previenen las plagas?

  • Ni químicos ni pesticidas: las plagas se tratan con remedios naturales, como cola de caballo hervida y ortiga.
  • Plantas que ayudan: otro punto básico es seguir las leyes de la naturaleza y aprovecharlas. «En medio del huerto plantamos flores que atraen insectos buenos, es decir que son depredadores naturales de los enemigos de nuestros cultivos».
  • Barreras naturales: una de las cosas que más llama la atención al mirar el huerto de la Masia Moliner es que tiene malas hierbas. Utilizan el acolchado, que consiste en dejar que los pasillos de la huerta estén cubiertos por una capa protectora de hierba. Tiene muchas ventajas. Entre ellas, inhibe el crecimiento de hierbas no deseadas, aporta materia orgánica al suelo, retiene la humedad de la tierra, protege las raíces de los cambios bruscos de temperatura y favorece la biodiversidad.
Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

Cal Pinela – Compañeros de viaje

Cal Pinela es una finca ubicada en Alguaire, Lleida, dedicada al cultivo de higos ecológicos. Roc Feliu, el campesino al frente de Cal Pinela, nos explica que él apostó por la agricultura ecológica para «dar a conocer que existe otro tipo de mentalidad a la hora de cultivar fruta: sin pesticidas», y se enorgullece al afirmar que su fruta «no hace daño a nadie». Están especializados en el cultivo de brevas y un 95% de higos Cuello de Dama negros. Los higos destacan por su elevado contenido en fibra, además de una buena proporción de calcio y selenio. También se les atribuyen propiedades antioxidantes y desintoxicantes del organismo. Sin embargo, lo mejor de todo es su sabor delicioso. Es el gran protagonista de nuestros postres desde finales de agosto hasta que se acaba la temporada. Te recomendamos esta receta de higos con chocolate caliente. Cal Pinela se encuentra en Alguaire, una localidad con amplia tradición en el cultivo de higos, ya que el clima hace que el resultado del alimento sea exquisito, tanto organolépticamente como a nivel nutricional. Roc explica que «la relación con Veritas empezó hace 10 años» y siempre se organizan de la misma forma para trabajar: a partir de junio y julio organizan la campaña «para poder ofrecer el mejor higo al cliente». Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.

El huerto de Carme – Compañeros de viaje

El huerto de Carme está ubicado en Camarles, Tarragona; y allí es donde se cultivan la gran cantidad de frutas y verduras ecológicas que encontrarás en nuestras tiendas. Sin pasar por cámaras frigoríficas, van directamente del campo a la tienda, por eso mantienen su frescura característica, el sabor y la textura originales, además de todos los nutrientes intactos, ya que no ha tenido tiempo de oxidarse. La responsable de la finca, Carme Martí, nos explica cómo hace años, junto a su familia, decidieron empezar a cultivar el huerto ecológico para consumo propio, pero muy pronto brotó en ellos la inquietud de compartir aquellas verduras deliciosas. «Como nos preocupaban los insecticidas que se utilizan en el cultivo no ecológico, decidimos hacer un huerto como el de nuestros padres, sin añadir ningún químico». Además, añade que «el motivo principal del ecológico es conservar la naturaleza, cuidar la tierra, que la que nos tiene que dar la vida, y cuidarte el cuerpo. Eres lo que comes y hay que comer sano». En este proceso, «fue clave el contacto con Veritas porque nos dio el soporte de saber que nuestro cultivo tendría salida. Nuestros productos encajaban perfectamente en sus objetivos: son ecológicos y de proximidad, hechos que garantizan calidad, frescura y un mínimo impacto de huella de carbono», comenta Carme. Ya hace 6 años que trabajamos juntos y Carme define la relación «como si tuviese una familia en Barcelona». «Además, gracias al soporte de Veritas, los campesinos podemos continuar haciendo eso que nos gusta y transmitir a nuestros hijos la tradición que hemos heredado de nuestros antepasados». Otro de los objetivos de Veritas es la recuperación de variedades antiguas que contribuyen a aumentar la biodiversidad de nuestra tierra. Para conseguirlo colaboramos estrechamente con Carme, quien nos explica que «detrás de cada variedad antigua hoy recuperada hay toda una búsqueda que no siempre es fácil de hacer. A veces recurrimos a los bancos de semillas, pero esta vía no siempre funciona. Es el caso de los tomates cuarentena, una variedad que recuperamos hacer un par de años gracias a una ONG de Valencia que nos cedió las semillas». Todas las variedades se adaptan perfectamente a la tierra y su cultivo es cien por cien natural, más lento y sin ningún tipo de sustancia química, respetando su crecimiento natural y conservando el medio ambiente. «Esto hace que el producto final tenga más sabor y más calidad», sentencia Carme Martí.

Variedades de El huerto de Carme

«Para poder ofrecer todo un abanico de verduras, hortalizas y frutas, este año hemos cultivado un montón de especias y variedades» El resultado es una cesta más colorida que nunca, donde tomates, pimientos, calabacines, berenjenas, melones, sandías, etc. conviven en armonía con el objetivo de enriquecer la dieta y aportar al organismo la cantidad necesaria de nutrientes. No obstante, su producto estrella son los tomates: «hacemos muchas variedades de tomates, siempre buscando el sabor óptimo. El rey, para nosotros, es el berner rose».
  • Melón: fruta refrescante y aromática que destaca por su contenido en agua.
    • Melón piel de sapo: la piel es de color oscuro y la carne es dulce, crujiente y consistente.
    • Melón galia: muy aromático, tiene una pulpa blanca verdosa y blanda.
    • Melón cantalupo: es de pulpa dulce y de color naranja.
  • Sandía: un fruto jugoso de bajo contenido calórico que tiene propiedades depuradoras, refrescantes y diuréticas. Su color rojo proviene del licopeno, un antioxidante asociado a la salud cardiovascular.
    • Sandía negra: redonda, con la corteza de color verde intenso y la pulpa muy dulce.
    • Sandía verde sin semillas: se caracteriza por su textura crujiente y la ausencia de semillas.
  • Pimiento: un alimento muy rico en vitamina C y que aporta una gran cantidad de nutrientes con efecto antioxidante.
    • Pimiento California: de carne dulce y gruesa, es ideal para dar color a la ensalada.
    • Pimiento italiano: verde, alargado y de sabor dulce, es especial para freír.
  • Calabacín: no tiene ningún contenido calórico y contiene una gran cantidad de minerales. Para poder obtener todos los beneficios, el calabacín se tiene que cocer al vapor y comer siempre con piel.
    • Calabacín blanco: de sabor muy fino, es de color verde calor, prácticamente blanco.
    • Calabacín verde: su pulpa blanca es sabrosa y delicada, con un ligero toque dulce.
  • Calabaza: contiene un 92% de agua y destaca por sus propiedades antioxidantes, ya que es rica en betacarotenos.
    • Calabaza violín: de textura fina y suave, su pulpa es de color naranja intenso.
    • Calanaza potimarrón: tiene una pulpa muy consistente y sabrosa.
    • Calabaza Provenza: muy gruesa, es habitual que la encuentres en corte. Su carne es de color salmón.
  • Berenjena: tiene un sabor suave con un ligero toque amargo. Contiene vitaminas, proteínas y minerales.
    • Berenjena norimma: de color morado y con un collarcito blanco, es ideal para freír porque no absorbe el aceite.
    • Berenjena blanca: una variedad muy apreciada en la cocina, ya que tiene un sabor más suave que la negra. Es perfecta para asar al horno.
    • Berenjena negra: muy sabrosa y con pocas semillas.
  • Lechuga: ingrediente clásico de cualquier ensalada, es rica en vitaminas, fibra y minerales.
    • Lechuga maravilla: las hojas son de color verde oscuro y es una variedad muy apreciada por su sabor dulce y textura jugosa.
    • Lechuga hoja de roble: tiene una textura suave y un sabor semi dulce. Combina bien mezclada con otras variedades de lechuga.
  • Pepino: un alimento conocido por su poder refrescante que lo convierte en habitual durante los meses de verano, ya que nos ayuda a mantener hidratado el organismo.o
  • Remolacha: es una hortaliza muy energética y aconsejada en casos de anemia, enfermedades de la sangre y convalecencias, gracias a su elevado contenido en hierro.
  • Cebolla: además de aportar fibra y vitaminas, la cebolla es una gran fuente de potasio. Tiene un sabor ligeramente picante y agradable. Las tiernas se recogen antes, y las secas se conservan durante más tiempo.
  • Col: tienen un sabor fuerte y un olor potente. Muy rico en minerales y vitaminas, es un alimento mineralizante, tonificante y energético.
  • Coliflor: está considerada una buena fuente de fibra, así como vitaminas y minerales.
  • Espinacas: compuestas principalmente por agua, la cantidad de grasas e hidratos de carbono que contienen es muy baja, pero son de los vegetales que más proteínas aportan.
  • Tomate: la tomatera es un referente en la mayor parte de los huertos y existe una enorme diveridad.
    • Tomate Montserrat: perfecto para rellenar, tiene una piel muy consistente y una pulpa dulce y refrescante.
    • Tomate corazón de buey: carnoso, con pocas semillas y resulta ideal para cocinar, porque tiene un sabor suave.
    • Tomate de colgar: especial para untar pan, no necesita conservarse en la nevera.
    • Tomate berner rose: carnoso y de color rosa claro, tiene un sabor excelente.
    • Tomate rosa: de aspecto redondo y aplastado, es gran, tiene una pulpa bastante carnosa y un sabor extraordinario.
    • Tomate cherry: resulta ideal para comer en fresco, en ensaladas y guarniciones. Tenemos tres variedades; negro, amarillo y rojo.
    • Tomate pera: de piel fina y delicada, sabor suave y textura jugosa. Es perfecto para triturar en gazpachos y para untar pan.
    • Tomate morat prinz: tiene forma aplanada y es de color rojo oscuro.
    • Tomate kumato: es de color verde oscuro casi negro, de textura crujiente, sabor dulce e intenso. Es idóneo para para cortar en láminas y comer aliñado con aceite y sal.
    • Tomate son gil: de colgar originario de Mallorca. Redondo, carnoso y muy sabroso.
    • Tomate raf: muy carnoso, se puede consumir en fresco.
    • Tomate elvirado: variedad de sabor tradicional que está especialmente indicada para ensaladas.
    • Tomate cuarentena: una variedad recuperada de color rojo intenso y sabor suave. Su interior es consistente y carnoso.
«Una de las características diferenciales de El huerto de Carme es que parte del cultivo del tomate lo hacemos en invernadero, un método que aprovecha todos los factores que influyen en el cultivo para conseguir alargar las cosechas de gran calidad. El resultado es una variedad de productos muchos mas sabrosos y nutritivos que los no ecológicos». El invernadero es capaz de proporcionar las condiciones ambientales más idóneas y evita la aparición de plagas y enfermedades. Para conseguirlo, se realiza la polinización con abejorros, se utilizan insectos depredadores para controlar las plagas de manera natural y sólo se utiliza abono ecológico. Baltasar Martí explica que «esto es una agricultura totalmente diferente. No hay pesticidas, las plantas están más verdes, más bonitas. El sabor es diferente. ¡Es un gozo preparar la tierra en agricultura ecológica!».  

Cherrieco – Compañeros de viaje

Cherrieco es la empresa que produce toda la cereza ecológica que puedes encontrar en Veritas. Ramon Flotats es la persona al frente de este maravilloso proyecto que cobra vida en los campos de La Torre del Español, en Tarragona. En Cherrieco se recoge la fruta cada día e inmediatamente se selecciona la de máxima calidad para nuestras tiendas, se pone en cajas y la misma tarde se envía para que al día siguiente pueda estar a la venta. La única refrigeración se hace durante el transporte, para contrarrestar los efectos del sol sobre el camión. «Con este método de trabajo conseguimos diversos objetivos: podemos hacer la recolección en el punto óptimo de maduración, se conservan todas las propiedades y cualidades organolépticas inalteradas, se hace una rotación diaria del stock y el cliente tienen acceso a unas cerezas de máxima calidad», explica Ramon, y añade, «la relación comercial con Veritas desde el principio ha sido muy buena. Veritas ha captado perfectamente la idea que nosotros teníamos sobre cómo producir cerezas y hacerlas llegar en un ciclo muy rápido desde el campo hasta el consumidor, obteniendo así una calidad excepcional». El cultivo cuenta con la inspección y certificación del CCPAE (Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica) y se fundamenta en el principio de evitar cualquier uso de abonos o pesticidas de síntesis química (fungicidas, insecticidas o herbicidas) para garantizar que la fruta no tenga ningún residuo de estas sustancias. Sólo se utilizan abonos orgánicos y minerales naturales en cantidades limitadas. De esta forma, se minimiza la explotación de la tierra, consiguiendo reducir la huella de carbono, y se fomenta la existencia de especies vegetales, colonias de insectos beneficiosos y fauna insectívora asociada. Y finalmente, pero no menos importante, está el aspecto económico y social, que es muy exigente en cuanto a las necesidades de manipulación. «Aproximadamente la mitad de nuestro importe bruto de venta se redistribuye entre los trabajadores que participan en el cultivo, la recolección y la selección, y aplicamos unos criterios de estricto respeto a las personas, las cotizaciones sociales y salario digno», nos cuenta Ramon. De hecho, comparte con nosotros que «mi vía de llegada a la producción ecológica es más una cuestión de competitividad económica y de justicia social que de aspecto agronómico. Al final lo entiendes todo como una cuestión de respecto; por el campo, las personas, los trabajadores y el consumidor». Cherrieco - Compañeros de viaje - Veritas Después del esfuerzo llega la recompensa; la obtención de unas cerezas dulces, crujientes, brillantes y saludables. «Cultivamos un buen número de variedades, que posibilitan que la fruta llegue a las tiendas Veritas durante la temporada, desde finales de abril hasta finales de junio», explica Ramon. Todas y cada una de las piezas se seleccionan y recolectan a mano cuando están a punto y se pasa por el árbol tantas veces como sea necesario. Las cerezas son ricas en hidratos de carbono, proteínas, fibra y vitaminas. Su característico color rojizo se debe al alto nivel de antocianinas, un potente antioxidante responsable de muchas de las propiedades saludables, que las convierten en una verdadera superfruta.
  • Desintoxican y previenen el envejecimiento: depuran el organismo y su contenido en antocianinas, vitamina C y aminoácidos es la combinación perfecta para el buen estado de la piel, las uñas y el cabello, gracias a la neutralización de los radicales libres.
  • Reducen la inflamación de los músculos: consumirlas de manera regular puede aliviar el dolor y la sobrecarga muscular que aparece después de un esfuerzo deportivo y también son beneficiosas en casos de artritis y gota.
  • Alimentan el cerebro: contribuyen a la salud de las neuronas y previenen la pérdida de memoria gracias a su contenido en ácido fólico y minerales, como potasio, hierro y magnesio.

Flor de Doñana – Compañeros de viaje

Flor de Doñana es nuestro proveedor de fresas ecológicas, ubicado en el Parque Natural de Doñana, un entorno privilegiado para el cultivo de fresa, debido a la gran cantidad de horas de sol. Juan María Rodríguez fundó su empresa agrícola hace más de 16 años, para cultivar fresas, frambuesas y arándanos ecológicos. Como él mismo explica «cada día recogemos sólo aquellos frutos que están en el punto justo de maduración». Después se envasan, se colocan en el camión frigorífico y al día siguiente ya están en nuestras tiendas.  «Nuestra relación con Veritas es excepcional porque trabajamos con los mismos objetivos y filosofía, y es así desde aquel primer encuentro en la Feria Biofach, en Alemania, hace ya 13 años», relata Juan María. Y, añade «es el tipo de cliente que valora un producto orgánico: cómo se trabaja, que hay detrás socialmente, de dónde proviene, que valora a la gente que estamos aquí». De familia de agricultores, explica que sus cultivos siguen «la tradición de siempre rechazando los pesticidas y otros elementos artificiales que alteran los tiempos de la madre naturaleza. Y añade que el modelo ecológico conlleva una serie de requisitos que van más allá de la utilización o no de determinados químicos: se trata de compatibilizar el desarrollo económico de la zona con la protección de la tierra. Una de las prioridades de la agricultura ecológica es la reducción de la huella de carbono y la huella hídrica, dos puntos fundamentales a la hora de preservar el medio ambiente y asegurar el equilibrio natural de los cultivos en armonía con el entorno. «Creemos que el futuro sólo existe si cuidamos la tierra. En Flor de Doñana medimos anualmente nuestra forma de consumir y producir con el objetivo de reducir al máximo la huella de carbono e implementamos las medidas necesarias para conseguirlo». Por ejemplo, han cambiado la iluminación a luces LED, utilizan motores eléctricos de bajo consumo y eligen envases reciclados. «Asimismo, también medimos la huella hídrica, que es igualmente importante para ser lo más responsables posible y reducir nuestro rastro en el mundo. Hace ya muchos años que poseemos los últimos avances tecnológicos para la optimización del agua de riego, pero aún así queremos seguir mejorando, y por ello vamos a participar en un estudio de la Universidad de Córdoba». Para asegurar que sean dulces y sabrosas, las fresas deben madurar en la planta y nunca recolectarse antes de tiempo. Su temporada se extiende de febrero a mayo, aproximadamente, y en ese tiempo se convierten en protagonistas indiscutibles de muchos platos: tartas, helados, bizcochos, gelatinas y mermeladas. Además de las fresas, de Flor de Doñana también nos llegan arándanos y frambuesas hasta bien entrado el verano. Tanto unos como otras aportan altas concentraciones de vitamina C, minerales y antioxidantes, y ayudan al organismo a combatir los radicales libres que destruyen las células. Diferentes estudios demuestran que el nivel de nutrientes es notablemente más elevado si las frutas son de origen ecológico y se han cultivado de forma natural y sin la ayuda de pesticidas ni plaguicidas.

Herbes de Can Riera – Compañeros de viaje

Herbes de Can Riera es uno de nuestros compañeros de viaje. Sus fincas están situadas en Premià de Dalt, comarca del Maresme, donde se producen las plantas aromáticas y culinarias que se pueden encontrar en Veritas. Jaume Riera, fundador de Herbes de Can Riera, una empresa familiar agraria especializada en el mundo de las plantas culinarias, explica que “cuando empezamos con la planta aromática en 1992 su utilización era básicamente para jardinería; pero hacia el 2000 se empezó a extender la tendencia del huerto urbano. En 2013 se estableció una relación comercial con Veritas; cordial y cercana. De hecho, Veritas es un cliente que no acompaña en nuestro crecimiento y nos permite hacer propuestas de futuro”. Para asegurar una planta totalmente ecológica de principio a fin, la producción de las fincas Riera funciona como un circuito cerrado. “El primer paso es la producción del planté. Después sembramos y a continuación viene la cosecha. Cada día cosechamos, cada día entregamos”, resume Jaume Riera. Para combatir las plagas se utilizan diversos métodos. Por ejemplo, los tratamientos con productos naturales, como el extracto de ortiga. También se establece la lucha biológica con insectos depredadores, para conseguir un equilibrio entre depredador y plaga. Las hierbas aromáticas y culinarias han dejado de ser simples condimentos y se han convertido en el alma de muchas recetas: no sólo dan vida y sabor a los platos, sino que a la vez aportan salud y energía.
  • Albahaca: está considerada un gran agente antiestrés, es digestiva y ayuda a reducir la tos, el dolor de cabeza y el colesterol. Es el condimento ideal para pastas, arroces y huevos, y casa perfectamente con verduras y hortalizas, como tomates, berenjenas y pimientos. Te recomendamos la ensalada de tomate con mozzarella y albahaca.
  • Cebollino: destaca por su baja aportación de calorías y sus cualidades antibacterianas y antifúngicas. Contiene flavonoides antioxidantes y ayuda a reducir el colesterol- Tortillas, ensaladas, canapés, cremas, salsas… Son innombrables los platos a los que se puede añadir. Te recomendamos el arroz integral salteado con jengibre y cebollino.
  • Cilantro: es rico en vitamina K y sus semillas activan la digestión y alivian los gases intestinales. Su aroma penetrante tiene un protagonismo principal en la gastronomía de multitud de países y está presente en recetas de pollo, cordero, pescado, marisco, verduras, pastas, arroces… Te recomendamos el guacamole con crema de queso.
  • Orégano: las hojas frescas tienen una gran concentración de hierro, manganesio, cobre y otros minerales importantes. Tiene un gran poder aromatizante capaz de personalizar pastas, pizzas, ensaladas, asados, salsas y ensaladas. Te recomendamos las empanadillas de queso, tomate seco y orégano.
  • Perejil: antidiabético, antiinflamatorio, antiedad… El perejil aporta vitaminas y un toque especial a cualquier plato, ya sea de carne, pescado, huevos o verduras, y se elaboran las salsas más deliciosas. Te recomendamos los huevos en salsa verde.
  • Romero: es una de las hierbas más antioxidantes que existen y contribuye a fortalecer el corazón y a equilibrar el colesterol. Resulta especialmente adecuado para acompañar todo tipo de carnes; ternera, cordero, cerdo, pollo o pavo. Te recomendamos el cordero con romero y limón.
  • Tomillo: muy digestivo, destaca por ser una excelente fuente de minerales y fibra. Se utiliza en sopas, panes, guisos, estofados o croquetas y combina perfectamente con calabacines, patatas y berenjenas. Te recomendamos la sopa de tomillo.
  • Eneldo: tiene propiedades que alivian la retención de líquidos y es muy digestivo. De aroma delicado y sabor un poco picante, combina bien con pescados, carnes asadas, patatas y guisantes, Te recomendamos la crema fría de pepino y calabacín con eneldo.
  • Menta: tiene propiedades digestivas y antidiarréicas, además de ser antiséptica y tonificante. Puede aliviar las picaduras de mosquitos y es adecuada en casos de resfriados y sinusitis. Uno de los usos más populares es la infusión, aunque también es muy habitual su presencia en repostería, preparación de cócteles y sorbetes, y como ingrediente destacado en ensaladas y platos de carne. Te recomendamos el helado de chocolate con menta fresca.
  • Salvia: activa la circulación de la sangre, equilibra el sistema nervioso y tonifica el aparato digestivo. Es ideal para acompañar legumbres, carnes, quesos y pescados, además de aromatizar aceites, sopas y arroces. Te recomendamos las judías con salvia.
  • Marialuisa: facilita la digestión, tiene efectos antiespasmódicos y antiinflamatorios, y evita los gases intestinales. También es muy beneficiosa para expulsar mucosidades y combatir la tos. Las hojas se pueden tomar en infusión y añadir picadas a salsas marinadas y aliños Te recomendamos el arroz con curry e infusión de marialuisa.
  • Melisa: está indicada para tranquilizar los nervios y también es eficaz en caso de dolores de cabeza y digestiones difíciles. Es un buen condimento para ensaladas, tortillas, rellenos de carne y guisos de pescado, aunque el uso más común es para aromatizar pasteles de fruta, helados y mermeladas. Te recomendamos el sorbete de fresas con melisa.
  • Kalanchoe: las hojas contienen un compuesto orgánico que consigue detener la proliferación, propagación y renovación de las células cancerosas. Se pueden tomar una o dos hojas en zumos frescos, ensalada o infusión.
  • Aloe vera: su savia es refrescante y cicatrizante y hace siglos que se utiliza para tratar quemaduras e inflamaciones. Hay que abrir la hoja por la mitad y utilizar el gel directamente.