La constitución de las personas viene determinada por la herencia genética y no cambia a lo largo de la vida. Según el diagnóstico oriental hay dos tipos de constitución: la yin, que vemos en personas delgadas, frágiles y de líneas alargadas, y la yang, de cuerpo más robusto, osamenta grande y aspecto más cuadrado.