Nuestra piel cambia con el tiempo, y sus necesidades, también. A los veinte años, luchamos contra las pequeñas imperfecciones; a los treinta, queremos disimular el cansancio; a los cuarenta, intentamos frenar el paso del tiempo… Es hora de elegir los cuidados que mejor se adaptan a nuestra situación.