Coulant de chocolate y almendras, un postre clásico, crujiente por fuera y cremoso por dentro, con el que tendrás el éxito garantizado. Además, el sabor y la untosidad que le confiere la almendra lo hacen absolutamente irresistible.