Una auténtica explosión de sabores y texturas diferentes que rezuma vitalidad por los cuatro costados. Una ensalada de kale y trigo sarraceno llena de vitaminas y minerales, que funciona perfectamente como entrante, pero también como plato único de una comida o cena ligeras. Esta receta te la propone la foodblogger Green Mama.