El estrés es una reacción defensiva física y mental de nuestro organismo para afrontar un ambiente desfavorable, y hay investigaciones recientes que han comprobado las relaciones entre el estrés y la alimentación. Una de las principales recomendaciones es comer de manera equilibrada, escogiendo nutrientes adecuados y evitando los alimentos que pueden acentuar el estrés.