Los pesticidas alteran la microbiota intestinal, pudiendo provocar diferentes enfermedades como inflamación intestinal, fatiga crónica, obesidad y alergias, según un estudio publicado por la Universidad Picardía Julio Verne.