Harinas sin gluten, específicas para las personas que padecen celiaquía o intolerancia a la proteína del trigo, así como para todos aquellos que quieran probar harinas menos conocidas, nutritivas, sabrosas y con muchas posibilidades en la cocina.

Las harinas ecológicas se elaboran artesanalmente y según los procesos tradicionales y dotan de personalidad propia galletas, panes, cocas, rebozados, pasteles… Con gluten o aptas para celíacos, su presencia en la cocina es del todo imprescindible.