Dolor, inflamación, incomodidad… Las intervenciones quirúrgicas en el dentista como una extracción de muela o la colocación de un implante pueden ser muy molestas, y aún más cuando nos incapacitan para comer con normalidad durante una temporada.