Mantener la juventud por dentro y por fuera es sencillo si sigues una dieta basada en antioxidantes, ya que aunque nuestro organismo es capaz de generarlos por si mismo, con el paso del tiempo necesitamos una pequeña ayuda a través de la alimentación.

Comer bien rejuvenece, ya que una dieta sana y equilibrada hace que la piel tenga un mejor aspecto y nos ayuda a sentirnos bien emocionalmente y a tener más vitalidad.