Tanto en competición como en deporte de aficionados, el ejercicio físico intenso genera una sobrecarga de radicales libres que se tiene que contrarrestar con una alimentación rica en antioxidantes.