Según científicos podemos evitar que el cerebro pierda facultades gracias a alimentos neuroprotectores. Es decir, alimentos que contienen sustancias que previenen el deterioro neurológico y ayudan a mantenernos jóvenes.