Solemos asociar las ojeras oscuras con el estrés, el cansancio y la falta de sueño. En la mayoría de casos es así, pero, además, el diagnóstico oriental las relaciona con el estado de salud de los riñones.