Para atenuar la pérdida de densidad ósea en las personas mayores es habitual recomendar un aumento del consumo de lácteos y de suplementos de calcio, ya que la eficiencia de la absorción de este mineral disminuye a medida que la edad aumenta. ¿Se trata de una buena solución?