Inspirado en los tradicionales panes de montaña, rústicos y consistentes, llega a Veritas el pan antiguo: una nueva especialidad que hacemos con diferentes harinas (centeno, espelta y trigo), nueces, miel de romero y semillas de chía.