El pan de maíz es muy digestivo y su sabor ligeramente dulce le convierte en el perfecto acompañamiento de mermeladas, quesos tiernos y embutidos ligeros.