La carne de pollo criado de manera ecológica es tierna, melosa y rica en minerales y grasas saludables. Unas características opuestas a la carne de pollo no ecológico, que apenas tiene sabor y suelta una gran cantidad de agua al cocinarla, además de ser menos nutritiva.