De la misma manera que nos cuidamos por dentro comiendo alimentos ecológicos, tenemos que utilizar cosméticos naturales, elaborados con ingredientes de origen vegetal que no contengan sustancias sintéticas, porque nuestra piel también come.