El verano pasa factura a la piel desde el primer día y es preciso proporcionarle cuidados especiales que van más allá de la hidratación habitual: se trata de evitar la deshidratación y reparar el daño oxidativo. Descubre cómo cuidar la piel en verano.

El aloe vera es un gran antioxidante, que no sólo hidrata y rejuvenece la piel, también es un excelente regenerador de las células cutáneas dañadas por el sol, gracias a su riqueza en nutrientes y sus propiedades emolientes.

A partir de la treintena empieza a disminuir el colágeno en nuestro organismo y al llegar a los 40 su síntesis se reduce a una media de un 1% al año. Descubre qué puedes hacer para minimizar estas pérdidas.

Ensalada Coleslaw, ideal para ir preparando la piel para el verano. Esta receta de col, zanahorias, arándanos y semillas te la recomienda el chef Miguel Aguilar.

De la misma forma que alimentas a tu organismo para tener más energía, sentirte mejor y protegerte de las enfermedades, tu piel también necesita comer y estar bien nutrida, en especial durante los meses más fríos del año.

De la misma manera que nos cuidamos por dentro comiendo alimentos ecológicos, tenemos que utilizar cosméticos naturales, elaborados con ingredientes de origen vegetal que no contengan sustancias sintéticas, porque nuestra piel también come.

Nuestra piel cambia con el tiempo, y sus necesidades, también. A los veinte años, luchamos contra las pequeñas imperfecciones; a los treinta, queremos disimular el cansancio; a los cuarenta, intentamos frenar el paso del tiempo… Es hora de elegir los cuidados que mejor se adaptan a nuestra situación.

Ya llega el buen tiempo y debemos mimar nuestra piel y cabello.
¡Qué mejor que usar productos naturales para prepararnos para los calores estivales!