Sus muchos beneficios para la salud convierten semillas y frutos secos en imprescindibles en la dieta diaria. Cocinarlos de una y otra manera te ayudará a aprovechar al máximo su potencial nutritivo.