La forma como nos sentimos y gestionamos las emociones es, en gran parte, fruto de la dieta diaria. Si la vigilamos podremos equilibrar el funcionamiento del sistema hepático con el clima y, a la vez, regular nuestro estado emocional.