La alimentación diaria tiene una influencia decisiva en el organismo y si lo nutres de manera adecuada, además de funcionar correctamente, esto se reflejará de forma positiva en tu aspecto exterior: te verás más joven y te sentirás más ágil y vital.

La alimentación de otoño tiene que basarse en ingredientes que cuiden de manera especial nuestros pulmones para evitar resfriados y estados de melancolía.

La macrobiótica aconseja comer cereales, legumbres, verduras, derivados de la soja, fruta cruda en pequeñas cantidades, proteínas vegetales… Una dieta que, acompañada de un estilo de vida tranquilo y ordenado, repercutirá directamente en la salud y el bienestar del organismo.

¿Notas más cansancio de lo habitual?, ?tardan en cicatrizarse las heridas?, ¿tienes dolores musculares sin haber practicado ejercicio?, ¿tienes el cabello muy frágil?… Lo más seguro es que tengas que reforzar tu sistema inmunitario, ya que los síntomas anteriores pueden indicar una bajada de defensas.