El paté de tomate y almendra es un aperitivo estupendo, gracias a su alto contenido en licopeno, un antioxidante que ayuda a prevenir el cáncer.