Las pieles con cuperosis se caracterizan por tener rojeces localizadas principalmente en mejillas, pómulos y nariz. Al principio son difusas e intermitentes, pero pueden volverse permanentes.