Los estudios demuestran que la soja ecológica tiene un perfil mucho más saludable que la no ecológica. Además de no estar modificada genéticamente, contiene más proteínas, omega-6 y aminoácidos esenciales, menos grasas saturadas y ningún residuo químico.